Deportes 15 agosto 2016

Tras nacionalización, Ortega pide calma y también paso

RIO DE JANEIRO (AP) — Caía una fina lluvia sobre la pista de atletismo en Río, que se tornó diluvio en cuanto Orlando Ortega entró finalmente en escena, dispuesto a desafiar a la climatología y a quien hiciera falta en la semifinal de los 110 metros vallas.

Ni el viento ni el agua pudieron con el cubano nacionalizado español, quien se impuso en su serie con tiempo de 13.32 y clasificó a la ronda que definirá las medallas.

"Estaba concentrado y gracias a Dios hice la carrera que quería", resumió Ortega.

Solo el jamaiquino Omar McLeod, el estadounidense Ronnie Ash y el francés Dimitri Bascou registraron un mejor tiempo general que Ortega, quien cruzó sobrado la línea de meta en la segunda serie preliminar. No se golpeó el pecho como sí hiciera la noche anterior el jamaiquino Usain Bolt al ganar los 100 metros, pero sí recurrió, como otras veces, a un gesto icónico de Cristiano Ronaldo con el Real Madrid, pidiendo calma al graderío tras marcar un gol.

"Todo el mundo sabe que me gusta mucho el fútbol y que soy madridista cien por cien. Lo llevo en la sangre. Siempre pienso que los campeones tienen que estar al lado de los campeones. Si gano la medalla, me encantaría meterle un gol al (arquero costarricense) Keylor Navas en el Santiago Bernabéu", explicó luego el oriundo de Artemisa, plenamente consciente de las esperanzas depositadas sobre él.

El camino hacia los Juegos no ha sido fácil para Ortega, que debió esperar hasta última hora - curiosamente el 29 de julio, día de su 25to cumpleaños- para saber si el COI y la IAAF le dejarían competir como nacionalizado por una discrepancia normativa sobre el periodo requerido tras su adquisición del nuevo pasaporte en 2015.

Pero, solventado finalmente el escollo burocrático, Ortega va por todo en Río, dispuesto a hacer historia en las vallas, donde exprime al máximo su potencia física, velocidad y técnica.

Indiscutible candidato al oro, cuenta como principales rivales a McLeod, Ash, Devon Allen y Jeff Porter, quien anduvo bien atento al crono registrado por el ex seleccionado cubano al finalizar su primera serie.

No estará su compatriota Jhoanis Portilla, eliminado en la tanda anterior pero deseoso de que su antiguo compañero, con quien entrena regularmente, acabe en lo alto del cajón tras la jornada del martes.

"Lo veo muy bien y me alegro. Creo que ganará", aventuró Portilla.

Ortega no tiene gran recuerdo de su última participación olímpica en Londres 2012, cuando acabó sexto aun representando a Cuba, y pide paso en Río, sin atender a condiciones climáticas ni rivales.

"Mi mayor rival es Orlando Ortega", zanjó sin pestañear el vallista admirador de Cristiano, rebosante de condiciones y confianza, irradiando serenidad tras su larga y tensa espera.

"Siempre estuve tranquilo. Desde el principio pensé que podría estar aquí. Hay que olvidar el pasado y pensar en positivo", asegura.

Ya saben pues, cuestión de calma.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario