Mundo 05 abril 2016

Tras dos años en su país, mexicano logra regresar a EEUU

NUEVA YORK (AP) — Angelo Cabrera ha logrado volver a caminar por las calles de Nueva York y esta vez sin miedo a las autoridades: se encuentra legalmente en Estados Unidos.

Sin embargo, la odisea por la que ha pasado el educador mexicano ha sido larga e inusual.

"Llevo 25 años soñando con este momento", dijo un sonriente Cabrera durante una rueda de prensa el martes en el alto Manhattan. "Hoy tengo la oportunidad de trabajar en el lugar que me vio crecer".

Tras vivir más de dos décadas ilegalmente en la ciudad estadounidense, donde fundó una organización de ayuda a jóvenes inmigrantes, al mexicano le ofrecieron en el 2014 un puesto de trabajo en una universidad local.

Se vio entonces forzado a viajar a México para regularizar su situación, pero después de varios meses, el gobierno estadounidense le negó su petición de reingreso al país.

Cabrera pasó dos años en México hasta que una intensa campaña de obtención de firmas y la presión de varios congresistas lograron lo que parecía imposible: la aprobación de su petición para poder regresar a Estados Unidos con una visa de trabajo H1B.

Más de 25.000 personas firmaron peticiones en los portales de Change.org y DailyKos para lograr que Cabrera regresara a Nueva York.

El congresista demócrata por Nueva York Joseph Crowley y la senadora demócrata por el estado de Nueva York Kirsten Gillibrand, entre otros políticos, participaron en la campaña de llamadas al Departamento de Seguridad Interna estadounidense para pedir el reingreso del mexicano.

Y ahora, Cabrera podrá empezar a ocupar el puesto que se le ofreció hace dos años de administrador de un programa para inmigrantes mexicanos en Baruch College.

"Cuando los hispanos trabajamos en comunidad, podemos mover montañas", dijo Cabrera visiblemente emocionado, ante los medios de comunicación.

El inmigrante cruzó ilegalmente la frontera en 1990, cuando tenía 15 años, y se asentó en Nueva York, donde trabajó en tiendas de comestibles a cambio de bajos salarios.

Empezó a estudiar y obtuvo títulos de graduación de escuela secundaria, universidad y de una maestría en administración pública. En el 2001 fundó la Mexican-American Students Alliance, más conocida como MASA, para ayudar con educación a niños inmigrantes.

Tras ofrecérsele el puesto en Baruch, Cabrera regresó a la casa de sus padres en San Antonio Texcala sabiendo que se arriesgaba a no poder regresar a Estados Unidos hasta pasados 10 años.

Aun así, albergaba esperanzas. Después de que el gobierno estadounidense le negara la petición, empezó a trabajar en una universidad en Puebla con estudiantes que habían sido deportados.

El diario New York Times escribió un artículo sobre su caso en enero del 2015 y después despegó la campaña internacional para ayudarle.

Ahora, Cabrera espera poder continuar con su trabajo para ayudar a jóvenes inmigrantes mientras dure su visado de trabajo, que tendrá que ser renovado pronto, ya que expira en septiembre.

Sin embargo, Baruch College dijo que gestionará su renovación.

_________________

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario