Associated Press 27 agosto 2016

Tormenta hizo reconstruir sistema de salud mental en Vermont

MONTPELIER, Vermont, EE.UU. (AP) — La tormenta tropical Irene obligó a Vermont a reconstruir su sistema de salud mental después de las inundaciones provocaron la evacuación permanente del hospital estatal en 2011, pero sigue habiendo algunos problemas.

A pesar de la reestructuración del sistema, las personas que necesitan intenso tratamiento psiquiátrico siguen esperando mucho tiempo en las salas de emergencia para recibir la atención adecuada.

Para la mayoría de los habitantes de Vermont, la tormenta fue un desastre que destruyó carreteras y comunidades, pero para muchos de los necesitados pacientes de salud mental fue una bendición disfrazada.

El pequeño estado había luchado durante años con su sistema de salud mental.

El hospital estatal en Waterbury perdió sus fondos federales de Medicaid después de que dos pacientes se suicidaron allí en 2003. En 2010, el Departamento de Justicia y el estado resolvieron una demanda que concluyó que el hospital tuvo atención y tratamiento deficientes. Se hicieron algunas mejoras, pero la solución permanente seguía difícil de alcanzar.

Fue entonces que el huracán Irene azotó el Caribe y la costa este de Estados Unidos a finales de agosto de 2011. Mató a decenas de personas a lo largo de su trayectoria, pero guardó su golpe más fuerte para Vermont, donde tocó tierra el 28 de agosto como tormenta tropical. Murieron al menos seis personas, varias comunidades quedaron inundadas y más de 1.000 viviendas quedaron inhabitables. La tormenta también afectó 800 kilómetros (500 millas) de carreteras y 200 puentes.

Las inundaciones dañaron sustancialmente la única instalación psiquiátrica de Vermont. La mayor parte del complejo de oficinas del estado en Waterbury, de las cuales el hospital formaba parte, tuvo que ser abandonada. La reparación del complejo costó 130 millones de dólares, en lo que fue el mayor proyecto de construcción de Estado en la historia.

El hospital original fue demolido.

"Fue algo bueno en el sentido de que nos puso en alerta", dijo Anne Donahue, una representante estatal republicana que ha tenido interés en los temas de salud mental desde hace mucho tiempo.

La mayoría de las 54 camas disponibles para los enfermos mentales más graves en el hospital estatal fueron sustituidas con 25 camas en un nuevo hospital de atención psiquiátrica en Berlin, Vermont; 14 camas en el retiro privado de Brattleboro y seis en el Centro Médico Regional de Rutland.

Sin embargo, sigue habiendo problemas.

Lo que se creó en lugar de una instalación de atención centralizada fue un sistema regional, donde los enfermos mentales más graves son hospitalizados en los tres lugares. Ahora, los pacientes que necesitan camas a veces deben esperar días en los departamentos de emergencia antes de recibir tratamiento.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario