Associated Press 03 mayo 2016

Texas: Centro de detención con permiso de guardería infantil

HOUSTON (AP) — Uno de los centros de detención para familias inmigrantes más grandes del país, recibió un permiso temporal de cuidados infantiles ante las discusiones sobre si el gobierno federal debe seguir utilizando ese tipo de instalaciones.

El Departamento de Servicio y Protección Familiar de Texas le otorgó la semana pasada un permiso por seis meses al centro de detención de Karnes City, con capacidad para 500 camas y ubicado al sureste de San Antonio, dijo el portavoz de la agencia Patrick Crimmins.

El despacho que administra el lugar para el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), había solicitado el permiso luego de que un juez dijera el año pasado que los niños no podían ser retenidos en dichos centros debido a que no tenían la aprobación necesaria para el cuidado infantil.

GEO Group Inc. obtuvo el permiso para las instalaciones en Karnes City en un momento en el que las detenciones de menores migrantes sin compañía adulta, a lo largo de la frontera suroeste, se ha incrementado en un 78% en el periodo del 1 de octubre al 31 de marzo, en comparación con el año pasado. El número de detenciones de familias se ha duplicado con creces.

"Las licencias para el Centro Residencial del condado Karnes representan un paso importante hacia el compromiso de ICE de mejorar la administración y transparencia de sus centros residenciales familiares, que juegan un papel importante para mantener la integridad de nuestro servicio migratorio", dijo la portavoz de ICE, Jennifer Elzea el martes en un email.

La instalación en Karnes City, y la de Dilley —con capacidad para 2.400 camas y que también está ubicada al sur de San Antonio_, fueron inauguradas en 2014 en respuesta a la llegada de decenas de miles de madres y niños procedentes de Centroamérica.

Las políticas sobre la detención de menores han generado fuertes críticas por los defensores de los derechos migrantes, quienes señalan reportes de atención médica inadecuada y otros problemas como razones por las que el estado no debería otorgar permisos de cuidados infantiles a ese tipo de instalaciones.

Los defensores de los derechos de los inmigrantes también aseguran que se han bajado los estándares mínimos para otorgar las licencias a dichos centros de detención y que las instalaciones no brindan un ambiente apropiado para el bienestar infantil.

Pero en los últimos meses, el ICE ha indicado que busca cambiar la manera en la que alberga a familias y niños que fueron detenidos a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos.

Ha buscado a posibles prestadores de servicios para que administren las instalaciones de cuidado residencial para familias y niños detenidos en la agencia, idealmente en Arizona, California, New Mexico o Texas. El ICE solicitó información de instalaciones que puedan acomodar hasta 1.000 camas "que puedan estar en una sola ubicación, pero que idealmente se trate de varias localidades de servicio con hasta 500 camas en cada instalación".

Cuestionada en marzo, durante una audiencia ante el Congreso, respecto a si su agencia dejaría de utilizar los centros de detención familiar en Karnes y Dilley durante el año fiscal 2017, la directora de ICE, Sarah Saldaña, dijo que es posible que convierta las instalaciones de Karnes en un albergue para varones adultos, y posiblemente infantes. Dijo que las instalaciones en Dilley "seguirán existiendo".

Una inspección al centro de Karnes realizada en marzo, antes de que se otorgara el permiso temporal, encontró seis deficiencias. Entre ellas estaba: Presenciar en una ocasión a un menor en una recamara sin que estuviera presente su madre o algún miembro del personal, y descubrir que un empleado no estaba calificado para cubrir su puesto.

Se corrigieron las deficiencias antes de que se otorgara la licencia temporal, afirmó Crimmins. Aseguró que durante los seis meses del permiso, se realizarán al menos tres inspecciones sorpresa en Karnes. En caso de que se encuentre algún problema, se deberá corregir a la brevedad antes de que se pueda emitir un permiso permanente.

Aún queda pendiente una solicitud similar de permiso infantil para la instalación de Dilley, que es administrada por Corrections Corporation of America, señaló Crimmins.

Una inspección en dichas instalaciones efectuada en abril, reveló 12 deficiencias, entre las que se incluyen: todas las zonas de juego tenían césped sintético desgastado y se veían las costuras, lo que representa un riesgo para tropezarse, y la presencia de utensilios médicos como escalpelos y jeringas usadas, sin vigilancia y encima de los mostradores.

No se le otorgará una licencia temporal a la instalación en Dilley hasta que se hayan corregido esos problemas, aseveró Crimmins.

___

Juan A. Lozano está en Twitter como: www.twitter.com/juanlozano70

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario