Associated Press 29 junio 2016

Texas: Autoridades de salud se preparan para el zika

HOUSTON, Texas, EE.UU. (AP) — Los barrios más pobres de Houston le recuerdan al doctor Peter Hotez algunos de los vecindarios de Latinoamérica más afectados por el zika.

Mosquiteros rotos en las ventanas. Escasa climatización artificial. Montañas de basura acumulada que vuelven a aparecer después de ser recogidas.

Un día caluroso y húmedo de este mes, Hotez señaló una pila de neumáticos viejos y un televisor roto con agua acumulada en el interior. Es el hábitat perfecto para el mosquito transmisor del virus del zika y un ejemplo del desafío que enfrentan las autoridades de salud.

"Les estoy mostrando el paraíso del zika", dijo Hotez, decano de medicina tropical en la Universidad Baylor de Medicina.

Lo que más le preocupa a él y a otros especialistas son las zonas urbanas pobres en la costa del Golfo de México, donde se espera un fuerte aumento del mosquito transmisor del zika. Texas ya ha padecido el dengue, transmitido por el mismo mosquito.

En la mayoría de los casos el zika causa una enfermedad leve y breve. Pero en una mujer embarazada la infección puede provocar la muerte del feto o que nazca con defectos cerebrales graves.

Hasta el presente se han registrado en Texas 48 casos de infección con zika, todos en personas que han viajado. En un caso el virus fue transmitido a través de la vía sexual por alguien que lo contrajo en el exterior.

Las autoridades de salud pública se preparan desde hace meses para los casos de transmisión local.

"No se trata de si sucederá, sino de cuándo", dijo el doctor Umair Smith, director ejecutivo del Departamento de Salud Pública del condado Harris.

Florida y otros estados del sur donde está presente el mosquito Aedes aegypti también toman medidas preventivas. Por ejemplo, en Florida el gobernador Rick Scott utilizó sus poderes ejecutivos la semana pasada para autorizar un gasto de hasta 26,2 millones de dólares con el fin de prevenir la infección.

Su decisión se produce en momentos en que el Congreso federal sigue estancado en el debate de la propuesta del presidente Barack Obama sobre un fondo de 1.900 millones de dólares para combatir el zika. Una propuesta reducida de los republicanos —1.100 millones— fue bloqueada el martes en el Senado por demócratas opuestos a la negativa republicana de otorgar nuevos fondos a las clínicas de control natal Planned Parenthood en Puerto Rico, donde ya hay más de 1.800 casos de infecciones locales, y a disminuir las restricciones en el uso de pesticidas.

En Texas, las ciudades más importantes tienen sofisticados programas de detección de mosquitos y años de experiencia lidiando con otras enfermedades transmitidas por estos insectos, como el dengue y el virus del Nilo Occidental. Pero las autoridades locales en la mayoría del estado tienen muy poco o ningún monitoreo de los mosquitos. Los que capturan son usualmente enviados a laboratorios en otras localidades y los resultados pueden demorar semanas.

Los condados más pequeños a menudo cuentan con sólo una persona que conduce en un vehículo y efectúa el monitoreo.

El departamento de salud del estado ha gastado más de 400.000 dólares desde que comenzó el año para expandir la capacidad de sus laboratorios y comprar trampas para mosquitos. Lanzó además una campaña de información sobre el zika a un costo de 2 millones de dólares.

Shah dijo que se pueden hacer algunos recortes, "pero llega un punto en que uno le exige demasiado a la gente".

En el condado Harris, que incluye a Houston y es el tercero más populoso en Estados Unidos, los funcionarios no están esperando a que el gobierno federal actúe. Las autoridades compraron sus propias máquinas de pruebas y han adaptado dos laboratorios para que solamente realicen análisis sobre el zika con el fin de obtener los resultados más rápidamente.

Las trampas para mosquitos son colocadas en céspedes y dentro de alcantarillas en más de 250 áreas designadas. Hasta ahora ningún mosquito ha dado positivo de la presencia de zika.

Si eso sucede, el condado enviaría equipos investigadores de tres personas y usaría personal de otras agencias y voluntarios para vaciar contenedores de agua y limpiar otros posibles criaderos.

Otros condados no tienen esa capacidad. El condado Hidalgo, que abarca a McAllen y áreas pobres junto a la frontera con México, está usando 12 trampas con el fin de recolectar mosquitos para su análisis, dijo el director de salud del condado, Eduardo Olivarez. Las autoridades allí están tratando de convencer a los residentes a que limpien los lugares donde hay basura e instalen mosquiteros en puertas y ventanas.

___

Nomaan Merchant en está en Twitter como: http://www.twitter.com/nomaanmerchant.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario