Mundo 01 abril 2016

Testigo de asesinato de activista hondureña regresa a México

TEGUCIGALPA, Honduras (AP) — Un ambientalista que atestiguó el homicidio de la líder indígena Berta Cáceres en Honduras regresó el viernes a su natal México, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores de ese país.

El gobierno hondureño había retenido a Gustavo Castro Soto como testigo mientras investiga el asesinato de Cáceres el 3 de marzo, quien fue baleada cuatro veces por pistoleros que ingresaron a su hogar, donde se encontraba él.

Castro, que también defiende los derechos humanos, recibió rozones de balas en una mejilla y en la mano izquierda, lo que lo hizo caer al suelo, donde se hizo el muerto durante el ataque. Otros activistas mencionaron que él temía por su vida mientras seguía en Honduras.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México informó que acompañaría a Castro a su casa en el estado sureño de Chiapas.

Cáceres, que ganó el Premio Ambiental Goldman en 2015 tras impulsar una campaña de base en oposición al controvertido proyecto Agua Zarca para construir una presa, se había quejado de que estaba recibiendo amenazas de muerte de parte de la policía, el ejército y grupos de terratenientes antes de que fuera asesinada.

En otros sucesos el viernes, el Banco Centroamericano de Integración Económica, que está involucrado en financiar Agua Zarca, anunció que enviaría emisarios en una misión de investigación para hablar con miembros de comunidades y funcionarios gubernamentales sobre la iniciativa hidrológica.

Después de esas visitas, señaló el banco, analizará "las acciones que se tomarán con respecto al Proyecto Hidroeléctrico Agua Zarca" en conjunto con el banco holandés de desarrollo FMO.

Éste indicó el mes pasado que estaba suspendiendo sus operaciones en Honduras —incluida la de Agua Zarca— tras los homicidios de Cáceres y uno de sus colegas dos semanas después.

La represa se construiría sobre el río Gualcarque, sagrado para las comunidades indígenas lencas.

Mientras tanto, las autoridades hondureñas informaron esta semana que llevaron a cabo una redada en las oficinas de la empresa de energía renovable Desarrollos Energéticos, S.A. (DESA), en búsqueda de posibles evidencias del asesinato de Cáceres. Las instalaciones de la compañía se encuentran en Santa Bárbara, a unos 450 kilómetros al oeste de Tegucigalpa.

"Solo se decomisó cierta cantidad de armas de grueso calibre y algunos documentos, que son analizados", dijo a The Associated Press el portavoz de la fiscalía, Yuri Mora, al informar sobre el allanamiento. "Si se determinan pruebas científicas firmes, el Ministerio Público acudirá de inmediato a los tribunales para formalizar las acusaciones correspondientes".

Se desconoce por qué el allanamiento, el cual fue efectuado el 13 de marzo, no fue dado a conocer antes. Funcionarios de la empresa no han hecho comentarios al respecto.

Las pesquisas para descubrir a los asesinos de Cáceres han sido lentas y han recibido una serie de críticas de organizaciones locales e internacionales de activistas pro derechos humanos como Amnistía Internacional.

___

Este despacho ha sido corregido para indicar que el allanamiento no se realizó el viernes.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario