Mundo 28 septiembre 2016

Tailandia amenaza con detenciones a Amnistía Internacional

BANGKOK, Tailandia (AP) — Las autoridades tailandesas amenazaron el miércoles con detener a dos portavoces de Amnistía Internacional. Los voceros iban a presentar en rueda de prensa un reporte sobre acusaciones de torturas cometidas por el Ejército y la policía, aunque el grupo humanitario canceló el acto tras la advertencia del gobierno.

Golpizas, asfixia con bolsas de plástico y descargas eléctricas en los genitales son algunos de los métodos de tortura utilizados por los soldados y policías tailandeses, según el reporte de Amnistía, que se envió a medios de comunicación esta semana pero iba a publicarse oficialmente el miércoles.

Justo antes de que comenzara la presentación, miembros del Ministerio tailandés de Trabajo advirtieron a Amnistía que los dos portavoces que iban a comentar el informe carecían de permisos de trabajo y por lo tanto se arriesgaban a ser detenidos si cualquiera de ellos hablaba sobre el escenario. Amnistía canceló el acto.

"Sabemos que el gobierno actual no acepta muy bien las críticas", dijo a los periodistas uno de los oradores, Yuval Ginbar, asesor legal de AI, fuera de la sala donde iba a ofrecerse la rueda de prensa. "Pero lo que está ocurriendo en los lugares extraoficiales de detención —gente golpeada, gente asfixiada, gente que sufre ahogamiento simulado— y lo que ocurre en los controles de carretera de la policía, donde se obliga a supuestos consumidores de drogas a orinar en público o se les fuerza a pagar sobornos para ser liberados, es más importante que lo que enfrentamos aquí".

El portavoz del gobierno, Sansern Kaewkamnerd defendió las acciones del Ministerio de Empleo diciendo que los voceros deben cumplir la ley, independientemente de la organización a la que pertenezcan. Si no tienen permisos de trabajo, afirmó, se arriesgan a ser detenidos.

"Nuestras leyes no tienen doble rasero, sólo tenemos un rasero", dijo Sansern. "Todos tenemos que seguir estas leyes. Aunque nos critiquen, la ley es la ley".

"Sólo unas pocas personas" incumplen las leyes, dijo el miércoles el primer ministro, Prayuth Chan-ochea, sin mencionar de forma directa el reporte de AI.

"Espero que comprendan que he sido muy indulgente", dijo Prayuth a los periodistas en otro acto. "Intentan verse procesados para poder decírselo al mundo".

Amnistía Internacional documentó 74 casos de torturas y otros abusos cometidos por el Ejército y agentes de la policía desde que la junta militar tomó el control del país con un golpe en mayo de 2014.

"Por favor, dispárenme y envíen mi cadáver a mi familia", dijo un hombre que fue detenido por el ejército y retenido en un lugar no revelado durante siete días, según el reporte de Amnistía.

El hombre dijo haber sufrido torturas reiteradas. "Me pusieron una bolsa de plástico en la cabeza hasta que me desmayé y después me arrojaron un cubo de agua fría", dijo, citado en el informe. "Me aplicaron descargas eléctricas en el pene y el pecho. Estaba inmovilizado, con las piernas atadas, y la cara cubierta de cinta adhesiva y una bolsa de plástico".

Sansern rechazó cualquier acusación de torturas y dijo que se exige a los agentes que actúen de acuerdo con los estándares internacionales de leyes humanitarias.

Desde que tomó el poder, el gobierno militar ha recibido críticas continuadas de grupos humanitarios por su represión de disdentes, encarcelar a las voces críticas y censurar los medios.

La maniobra del ministerio de Trabajo para impedir que los ponentes de Amnistía Internacional hablaran "plantea serias dudas sobre la capacidad de las organizaciones internacionales para celebrar actos en Tailandia", indicó el miércoles el representante regional en funciones de la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Laurent Meillan.

"Este incidente es otra flagrante demostración de un nuevo patrón de acoso a los defensores de derechos humanos que documentan en Tailandia", dijo Meillan en un correo electrónico.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario