Mundo 15 marzo 2016

Tahití: Madres con zika tuvieron 1% de riesgo en sus bebés

LONDRES (AP) — Las mujeres que estuvieron embarazadas durante un brote de zika en Tahití hace dos años tuvieron el 1% de probabilidades de tener un bebé con cabeza inusualmente pequeña, según un nuevo estudio publicado el martes.

Es un riesgo sorprendentemente bajo que los expertos dicen podría no coincidir con la amenaza de la epidemia que se extiende ahora rápidamente en el continente americano.

La Organización Mundial de la Salud declaró al zika una emergencia mundial el mes pasado, con base en las sospechas de que está causando un incremento de un preocupante defecto de nacimiento conocido como microcefalia, así como un inusual problema de salud que en ocasiones da lugar a parálisis temporal.

Antes de alcanzar América el año anterior, el mosquito que propaga el zika desencadenó epidemias en el Pacífico sur y en la Polinesia francesa, incluida su isla más grande, Tahití. La mayoría de la gente que está infectada no se enferma o sólo tiene síntomas leves.

Luego que se detectó un incremento de microcefalia en Brasil, los científicos internacionales revisaron los registros del brote en Tahití en 2013-14 para observar si había sucedido lo mismo ahí.

Sólo encontraron ocho casos semejantes luego de rastrear alrededor de 8.000 mujeres embarazadas. Siete ocurrieron cerca del final del brote, por lo que los investigadores insinuaron que sus madres habían sido infectadas al inicio de sus embarazos. De esos casos, cinco de los embarazos fueron interrumpidos.

Los investigadores crearon un modelo matemático que calculó que aproximadamente el 1% de cada 100 mujeres embarazadas infectadas con zika durante su primer trimestre podría tener un bebé con una cabeza inusualmente pequeña. El documento fue publicado el martes en línea en la revista Lancet.

Pero otra investigadora que no participó en el estudio dijo que la cifra parece demasiado baja dados los defectos de nacimiento vistos en Brasil. Laura Rodrigues, una profesora de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, afirmó que esperaba que la cifra fuese cercana al 10%.

"Si 1% es correcto, entonces sería una gran noticia", señaló Rodrigues, quien ha pasado tiempo en Brasil investigando el brote. "Pero parece un poco inverosímil en este momento".

Otros virus que causan defectos congénitos conllevan mayor riesgo, como la rubéola, que tiene un porcentaje de riesgo de 40 sobre 100% cuando las mujeres son infectadas durante el primer trimestre del embarazo.

Simon Cauchemez, autor principal del estudio, advirtió que las infecciones generalizadas de zika vistas en la Polinesia Francesa — donde dos tercios de la población estuvo enferma — podrían tener graves consecuencias para el brote en Brasil.

"Si se toma el 1% de las muchas mujeres embarazadas infectadas, claramente esto es una gran preocupación para la salud pública", afirmó Cauchemez.

Otros expertos dijeron que el zika podría haber mutado a una forma más peligrosa desde que apareció por primera vez en la Polinesia francesa.

"Algo en el virus podría haber cambiado para hacerlo más o menos perjudicial para el feto", dijo el doctor Ganeshwaran H. Mochida, un neurólogo en el Hospital Infantil de Boston.

Rodrigues comentó que probablemente pasarán muchos meses más antes de que se pueda alcanzar una conclusión definitiva.

"Pronto tendremos más piezas del rompecabezas", concluyó.

___

En línea:

www.lancet.com

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario