Mundo 20 abril 2016

Suspenden audiencia por supuesta corrupción de Pérez Molina

GUATEMALA (AP) — Un juez suspendió el miércoles la audiencia en la que debía decidir si el expresidente guatemalteco Otto Pérez Molina y su ex vicepresidenta deben ser procesados por el supuesto cobro de millones de dólares en sobornos.

El juez Miguel Angel Gálvez suspendió la diligencia debido a que la defensa de los acusados no conocía en su totalidad el caso. El magistrado les concedió tres días y la audiencia se reanudará el lunes.

El caso es por la adjudicación de un contrato a Terminal de Contenedores Quetzal, la filial guatemalteca de Grupo TCB -un operador español de terminales de contenedores y servicios de ingeniería y consultoría marítima-, para la construcción de una terminal portuaria en el Pacífico guatemalteco valuada en 255 millones de dólares.

Según la fiscalía, Pérez Molina y su vicepresidenta Roxana Baldetti habrían liderado una estructura de funcionarios, empresarios y particulares que recibieron al menos 30 millones de dólares en sobornos. La fiscalía ha dicho que Pérez Molina y Baldetti recibieron 4,2 millones de dólares cada uno.

Al ingresar a la audiencia Pérez Molina dijo a The Associated Press que es inocente.

"Venimos a conocer de qué se trata (la acusación)", dijo Pérez Molina y agregó que la fiscalía está armando un caso en su contra "con testimoniales y no con pruebas".

Según la investigación realizada por la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, un órgano de Naciones Unidas que investiga cuerpos clandestinos de seguridad y crimen organizado incrustados en el Estado, el empresario guatemalteco Jonathan Chevez fue el encargado de recibir 12 millones de dólares de los sobornos y luego repartirlos. Chevez también está detenido.

Por el caso aún están pendientes de detención cinco personas, entre ellas un argentino, que son buscados por Interpol y que también habrían recibido hasta cinco millones de dólares como soborno al negociar la adjudicación del contrato y "las comisiones" para los funcionarios.

Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de Baldetti y quien era su mano derecha, se convirtió en colaborador eficaz de la fiscalía y es quien, en su declaración, detalló la forma de operar de los negocios de Pérez Molina y Baldetti.

El contrato para la construcción de la terminal portuaria es financiado por el Banco Mundial.

Al terminar la audiencia Pérez Molina dijo que no recibió dinero proveniente de sobornos y defendió la continuidad del contrato para las operaciones de la terminal portuaria que debido a las acusaciones ha sido cuestionado.

El exmandatario enfrenta otro proceso judicial por una presunta defraudación aduanera por varios millones de dólares, un caso denominado "La línea", realizada a través de una estructura de particulares y funcionarios que recibían sobornos de empresarios para ayudarlos a evadir impuestos. Por este proceso Pérez Molina y Baldetti están en prisión.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario