EEUU 02 abril 2016

Suprema Corte examinará caso sobre prejuicios de jurado

WASHINGTON (AP) — Las deliberaciones de un jurado deben ser confidenciales. Sin embargo, la apelación que interpuso un acusado hispano ante la Corte Suprema plantea la posibilidad de que los comentarios de un jurado en las deliberaciones sean tan ofensivas que priven al procesado de un juicio justo.

Los magistrados podrían decidir el lunes si examinan antes de fin de año un caso que implica principios antagónicos del sistema judicial: el derecho constitucional de un acusado a tener un jurado imparcial durante un juicio y la necesidad de que las deliberaciones de ese jurado queden en secreto.

Después de que un jurado declarara culpable a Miguel Angel Peña Rodríguez de intento de agresión sexual en agravio de unas hermanas adolescentes en un hipódromo de la zona metropolitana de Denver, dos jurados entregaron al abogado defensor declaraciones juradas según las cuales un tercer jurado había hecho comentarios despectivos sobre los mexicanos antes de que votaran a favor del veredicto inculpatorio.

"Creo que lo hizo porque es mexicano y los mexicanos toman lo que quieren", es una de las diversas declaraciones con matices racistas atribuidas a un jurado al que se identificó en documentos judiciales con las iniciales H.C.

En otro comentario, el jurado dijo haber expresado dudas sobre una coartada que representaba un testigo hispano a favor de Peña Rodríguez porque el testigo había dicho que era "ilegal".

El testigo había señalado en el tribunal que estaba sin permiso en el país.

Sin embargo, tres cortes separadas en Colorado dijeron que esos comentarios no servían de argumento para anular el veredicto inculpatorio contra Peña Rodríguez debido a una regla que prohíbe desde hace mucho tiempo a los jurados testificar sobre lo sucedido durante las deliberaciones.

La regla, prevista en las leyes federal y estatal, tiene como propósito fomentar la irrevocabilidad de los veredictos y proteger a los jurados de cualquier influencia externa.

La Corte Suprema también ha sido reacia a inmiscuirse en las deliberaciones.

En un fallo por 5-4 en 1987, la magistrada Sandra Day O'Connor escribió la opinión mayoritaria que rechazó las solicitudes de que se abriera una audiencia para examinar las denuncias de jurados sobre consumo de drogas y alcohol por parte de otros jurados durante un juicio penal en un caso de fraude.

En la opinión discordante, el magistrado Thurgood Marshall dijo que el derecho a tener un jurado imparcial era más importante.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario