Mundo 19 octubre 2016

Supertifón Haima impacta el noreste de las Filipinas

BINALONAN, Filipinas (AP) — El supertifón Haima azotó la costa noreste de Filipinas el miércoles en la noche con intensos vientos y lluvia que reanimaron los temores y los recuerdos de la catástrofe provocada por el tifón Haiyan de 2013.

Haima, que tiene vientos sostenidos de 225 kilómetros por hora (140 millas por hora) y ráfagas de hasta 315 kph (195 mph), tocó tierra en la localidad de Peñablanca, en la provincia Cagayán, poco antes de la medianoche, informaron autoridades climatológicas. Muchas aldeas se quedaron sin electricidad y los fuertes vientos arrancaron los techos de lámina de algunas viviendas.

"No podemos salir porque el viento es tan intenso; está derribando árboles", dijo la concejal Elisa Arugay a la radiodifusora DZMM desde la aldea Camasi en Peñablanca.

Las autoridades estaban preocupadas debido a que el poderoso tifón impactó de noche y se espera que azote pueblos y ciudades, privándolos de energía eléctrica. Se pronostica que Haima pase a través de la provincia montañosa de Apayao, y luego golpeé la provincia de Ilocos Norte, antes de salir el jueves en la mañana hacia el Mar de la China Meridional.

La agencia climatológica gubernamental incrementó su alerta de tormenta al nivel máximo en las seis provincias del norte, lo que significa que los potentes vientos podrían causar "daños de muy duros a generalizados" y provocar oleaje de hasta cinco metros (16 pies), lo suficiente como para arrasar las chozas de muchas comunidades rurales.

"Posiblemente estemos lidiando con un tifón que es aún más potente que el tifón Yolanda", dijo el secretario ejecutivo Salvador Medialdea, al referirse al nombre local de Haiyan. "Por lo tanto, debemos prepararnos para los posibles efectos de un tifón de esta magnitud".

Muchas de las provincias aún intentan recuperarse del potente tifón Sarika, que dejó al menos dos muertos y a decenas de miles de personas desplazadas de sus aldeas apenas el fin de semana anterior. La región evitó un desastre mayor debido, en parte, a la velocidad de la tormenta, indicaron las autoridades.

En Beijing, el presidente filipino Rodrigo Duterte exhortó a la gente que vive donde se espera el paso de la tormenta a que siga las instrucciones de las agencias de desastres, lo que incluye abandonar comunidades costeras propensas a marejadas ciclónicas. Duterte se encuentra en China en una visita de Estado y regresará el viernes a su país.

"Rezamos para que se nos libre de una destrucción como la sufrida en el pasado, que trajo agonía y sufrimiento a nuestro pueblo, pero estamos preparados", dijo Duterte en una conferencia de prensa.

Se realiza una evacuación masiva en las provincias del norte, especialmente en pueblos propensos a deslaves que a menudo quedan aislados debido a la caída de árboles y aludes. Miles de pobladores, con la asistencia de la policía y tropas del ejército, subieron acompañados de sus hijos y con maletas de ropa, colchonetas y cazuelas a los camiones que los trasladan a los refugios de emergencia.

___

El periodista de The Associated Press Jim Gomez contribuyó con este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario