Mundo 26 agosto 2016

Soldados filipinos matan a 11 guerrilleros islámicos

MANILA, Filipinas (AP) — Soldados filipinos mataron al menos a 11 milicianos del grupo extremista islámico Abu Sayyaf, incluso un importante comandante, en un ataque el viernes luego de la decapitación de un rehén cuya familia era demasiado pobre para pagar rescate, dijeron las fuerzas armadas.

El comandante militar regional mayor Filemón Tan dijo que 17 soldados fueron heridos en la operación, cuando centenares de ellos rodearon una vasta área selvática en el pueblo montañoso de Patikul, en la provincia de Sulu y chocaron con grupos aislados de unos 100 extremistas.

Entre los 11 guerrilleros muertos está Amah Maas, un veterano comandante de Abu Sayyaf que había sido implicado en secuestros por rescate, incluso de turistas europeos.

El presidente Rodrigo Duterte ordenó al ejército atacar a los guerrilleros en sus bases en la jungla luego que extremistas decapitaron el miércoles a un adolescente filipino, Patrick James Aldovar, quien fue secuestrado cerca de un campamento policial en Jolo, la principal ciudad de Sulu, el mes pasado.

"La orden del presidente fue buscar y destruir a Abu Sayyaf y es lo que estamos haciendo", dijo Tan. Añadió que más de 1.200 soldados, incluso comandos de fuerzas especiales, participaron en las operaciones en Patikul y otros puntos en Sulu.

Miles de refuerzos han sido transportados en aviones C130 a Sulu y la vecina isla de Basilan para participar en la ofensiva. Muchos de los soldados fueron traídos de otras áreas de combate en el país luego que Duterte declaró la semana pasada un cese del fuego por tiempo indeterminado con las guerrillas maoístas, enfrascadas en conversaciones de paz con el gobierno en Oslo.

Abu Sayyaf es considerado como organización terrorista por Estados Unidos y Filipinas por atentados con bombas, secuestros y decapitaciones. Sin financiamiento conocido del extranjero, los extremistas han dependido de secuestros por rescate, extorsiones y otros actos delictivos y algunos de sus comandantes han declarado lealtad al Estado Islámico en parte para atraer fondos.

Las milicias tienen aún varios rehenes filipinos y extranjeros en sus bases en la selva, incluso al noruego Kjartan Sekkingstad, secuestrado junto con dos hombres canadienses y una mujer filipina en una marina en el sur en septiembre. Los canadienses fueron decapitados luego que no se pagaron los enormes rescates demandados y la mujer fue dejada en libertad antes de que Duterte asumió la presidencia el 30 de junio.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario