Associated Press 14 mayo 2016

Sistema de custodia familiar de Texas encara reformas

DALLAS, Texas, EE.UU. (AP) — A los cinco años, una niña identificada solo como "S.A." ingresó al sistema de cuidado infantil de Texas. Apenas meses después, afirmó haber sido violada por un niño mayor. Fue trasladada más de 45 veces, incluso a hospitales psiquiátricos y perdió varias oportunidades de adopción debido a retrasos en los trámites.

A los 18 años, después de superar la edad mínima para seguir en el sistema, fue caminando hacia el tráfico y fue atropellada por un automóvil. Según el último informe, ella estaba viviendo en un refugio para desamparados.

Su historia, detallada en documentos judiciales, es una de decenas de fracasos crónicos del sistema de cuidado infantil que llevaron a una jueza federal a declarar el sistema de Texas como inconstitucionalmente defectuoso y pedir una revisión independiente. A diferencia de la mayoría de los otros estados bajo órdenes similares, Texas se opone al fallo, incluso mientras dos administradores designados por el tribunal tienen hasta septiembre para presentar un plan que reestructure el sistema estatal de custodia familiar.

El sistema, que cuenta con unos 30.000 niños en hogares e instituciones, está "defectuoso y así ha estado durante décadas", dijo la jueza federal de distrito Janis Graham Jack en su fallo de diciembre. Subrayó que eso resulta especialmente cierto en lo que se refiere a aquellos etiquetados en tutelaje permanente, que "a menudo dejan la custodia estatal más dañados que cuando entraron".

Esa catalogación, que abarca aproximadamente 12.000 niños en cuyo nombre fue presentada la demanda, puede ser recibida luego que un menor pasa apenas un año en custodia y significa que recibe menos cuidados y supervisión, señaló Jack.

Otro aspecto preocupante del sistema de Texas, escribió el juez, fue permitir "hogares de acogida de grupos". Texas declaró subsidios para que esos hogares pudieran tener hasta 12 niños, incluso los hijos de los cuidadores, dijo Jack, quien los calificó de ser "unos híbridos" entre hogares de acogida tradicionales e instituciones que proporcionan "menos beneficios... y menos garantías".

Jack dijo que la agresión sexual contra menores y por parte de menores de crianza es un problema especial en las casas donde se les atiende en grupos.

La jueza destacó el caso de un chico al que se identificó como D.I. que sufrió abuso sexual desde que tenía ocho años. Dijo que el sistema intentó encubrir el problema y no había indicio de que D.I. haya sido acomodado en una casa designada para un solo menor.

Un experto testificó que D.I. se había convertido en "un alto riesgo por agredir sexualmente a menores".

Kristopher Sharp, que pasó ocho años en el sistema de Texas y defiende una reforma, se dijo alentado del fallo de la jueza.

"Constantemente se nos dice que no, que estamos haciendo cosas, que no está tan mal o lo que sea. Y la jueza federal afirma que (el sistema) es tan malo como dice la gente, y de hecho incluso peor".

La jueza ordenó a dos asesores especiales que decidan si deben existir los hogares de crianza en grupos. También recomendó crear una línea telefónica que funcione las 24 horas para denunciar maltratos y descuidos, determinar grupos viables de trabajadores y dar seguimiento a los maltratos de menor a menor.

Ambos asesores comenzaron a trabajar en abril con las autoridades estatales.

Texas afirma que ha emprendido una reforma a la atención de crianza de los menores y ha impugnado judicialmente la designación de los asesores especiales.

Las autoridades estatales solicitaron a la Corte de Apelaciones federal del 5to Circuito que obligue a la jueza a elaborar ella misma las reformas para que el estado tenga una sentencia definitiva a fin de recurrirla en lugar de esperar —y pagar— para que los asesores especiales completen el trabajo que les ha sido encomendado.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario