Deportes 03 noviembre 2016

Sin maldiciones, los Cachorros ahora van por la dinastía

CLEVELAND (AP) — Durante más de un siglo, la consigna de los Cachorros de Chicago fue "esperen por el próximo año".

Pues esa espera —que duró 108 años— ya terminó tras conquistar su primer título de la Serie Mundial desde 1908. Las expectativas serán distintas a partir de la próxima temporada, cuando en febrero se concentren en su campamento de pretemporada en Mesa, Arizona.

El futuro luce brillante para los Cachorros: con un núcleo de estrellas jóvenes, muchas bajo control contractual del equipo por los próximos años, el plantel armado por Theo Epstein tiene todo a su favor para convertirse en una dinastía del béisbol.

La sufrida forma en la que acaban de consagrarse alimenta esa ambición, luego de convertirse en el primer equipo desde los Reales de Kansas City en 1985 que remonta un 3-1 adverso en el Clásico de Otoño. También se trata de un grupo que tuvo la entereza para reaccionar tras dilapidar una ventaja de tres carreras en el octavo inning de un memorable séptimo juego, "esperar" otros 17 minutos por la lluvia y finalmente ganar 8-7 en 10 innings.

"Nos quitamos el peso de encima", dijo el manager Joe Maddon. "Nunca debió existir. Pero ahora podemos pensar en el futuro".

La jugada del último out reflejó la personalidad del equipo —uno con garra que se divierte con su oficio— cuando su tercera base Kris Bryant empezó a sonreír a la "espera" de fildear el rodado de Michael Martínez que luego acabó en el guante del primera base Anthony Rizzo.

Precisamente, Bryant y Rizzo son los dos ejes en la alineación de Chicago, los que deben liderar las pretensiones de más títulos. Ambos son candidatos al premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Con 27 años cumplidos en agosto, Rizzo es el más veterano del núcleo que Epstein y su lugarteniente Jed Hoyer conformaron mediante drafts, fichajes internacionales y canjes desde que pusieron en marcha su proyecto en 2011.

En esta Serie Mundial, los Cachorros hicieron historia cuando en el segundo partido alinearon a seis titulares de 25 años o menos: Bryant (24), el segunda base puertorriqueño Javier Báez (24), el receptor venezolano Willson Contreras (24), el jardinero cubano Jorge Soler (24), Kyle Schwarber (23) y el torpedero Addison Russell (22).

También tienen atado a Jason Heyward (27) con un contrato para siete temporadas más y un salario promedio anual de 23 millones de dólares, pero confían que la peor producción ofensiva de su carrera al debutar con Chicago fue una aberración al adaptarse a un nuevo club.

El gran desafío para los Cachorros fue patentizado por su manager Maddon durante los momentos aciagos de la Serie Mundial, cuando los bates de Bryant, Báez, Russell y Contreras se apagaron, y se encontraron abajo 3-1.

Su visión es alcanzar un equilibrio entre su brillante defensa y pitcheo con una ofensiva consistente. Pese a su juventud, Bryant y Schwarber derrochan una notable habilidad para trabajar al máximo la cuenta. En cambio, Báez y Contreras precisan de no caer presa de lanzamientos fuera de la zona.

"Tenemos margen para seguir creciendo a la ofensiva, con más paciencia en los turnos", dijo Maddon.

Otro dilema será encontrarle un puesto fijo a Schwarber, quien se perdió prácticamente toda la campaña regular por una lesión en la rodilla izquierda pero reapareció justo para la Serie Mundial. Debutó el año pasado como receptor, pero acabó en los jardines y ahí su defensa fue inestable.

En cuanto a agentes libres, podrían perder al cerrador cubano Aroldis Chapman y al jardinero central Dexter Fowler.

Chapman aspiraría a recibir el contrato más jugoso en la historia para un relevista, y Chicago podría inclinarse por Kenley Jansen —otro agente libre— o darle la asignatura al venezolano Héctor Rondón, aunque éste último desapareció del radar de Maddon en los playoffs.

Perder a Fowler también les dejaría sin su primer bate.

En la rotación abridora, Jon Lester, Jake Arrieta, Kyle Hendricks y John Lackey están bajo control hasta 2017, y todo indica que el zurdo Mike Montgomery completará el quinteto. Pero Lester y Lackey son treintañeros y Arrieta podrá declararse agente libre al término de la próxima campaña.

"Me siento realmente orgulloso de la actitud y cultura que hemos creado", señaló Maddon. "Creo que es algo que se mantendrá por muchos años más. Después de 108 años sin ganar el trofeo de la Serie Mundial, este es un año de destape. Ahora ese estándar de excelencia puede mantenerse por muchos años más".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario