Mundo 22 abril 2016

Sepultan en Chile a ex presidente Patricio Aylwin

SANTIAGO, Chile (AP) — Miles de personas despidieron el viernes los restos del ex presidente Patricio Aylwin, 1990-1994, quien guio la transición política a la democracia después de la dictadura de Augusto Pinochet, al que restó su apoyo luego de enterarse de las masivas violaciones a los derechos humanos del régimen militar.

Aylwin, abogado democristiano, murió el martes luego de un deterioro físico, luego de una caída que sufrió en su residencia en diciembre. Tenía 97 años.

El país vivió tres días de duelo nacional y Aylwin primero fue despedido en el edificio del ex Congreso, y luego en la Catedral de Santiago. Frente a ambos edificios miles de personas hicieron fila para pasar junto a la urna cubierta con la bandera chilena.

El viernes el féretro fue trasladado en una carroza desde la Catedral hasta el cementerio general, donde lo esperaban su familia, algunos políticos y la presidenta Michelle Bachelet. La mandataria suspendió un viaje a Nueva York para estar presente en los funerales.

En una ceremonia en el frontis del camposanto, hubo varios oradores, incluida Bachelet quien dijo que a Aylwin "le tocó vivir tiempos difíciles y agitados...que trajeron ruptura y dolor". Dijo que extrajo lecciones del "fracaso de su generación" que condujo a la dictadura, y que después "defendió con porfía la unidad y el reencuentro de los demócratas".

Aylwin, líder de los democristianos durante el gobierno del presidente Salvador Allende, 1970-1973, fue un duro opositor al mandatario socialista y apoyó el golpe militar liderado por Pinochet, al igual que el resto de su colectividad, salvo unas pocas excepciones.

Jorge Arrate, un líder izquierdista y ex ministro de Educación de Aylwin, dijo esta semana que "tuvimos en la izquierda una visión muy negativa de lo que representó y la forma como actuó Patricio Aylwin durante el gobierno de la Unidad Popular".

Recordó que a fines de los setenta empezó un proceso de reacercamiento entre Aylwin y dirigentes de la izquierda, cuando "asume una oposición abiertamente anti dictatorial y condenatorias de las brutales violaciones a los derechos humanos cometidos en dictadura, y uno de los que destaca en esta postura es Patricio Aylwin".

Tras la derrota de Pinochet en un plebiscito, en 1988, Aylwin encabezó una coalición de centroizquierda que lo convirtió en 1990 en el primer presidente democráticamente electo tras 16 años y medio de dictadura militar.

Con poco más de un mes en el poder creó la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, que cuantificó por primera vez los muertos que dejó el régimen militar: casi 3.000 opositores asesinados, de los cuales un millar sigue desaparecido. Comisiones posteriores establecieron que hubo unos 38.000 presos políticos y/o torturados y 3.095 asesinados por la agentes de Pinochet.

Aylwin continuó, con sutiles cambios, la política libremercadista que dejó Pinochet, aunque favoreció una política de desarrollo con equidad.

Pinochet siguió como comandante en jefe del ejército hasta 1998 y Aylwin durante su mandato enfrentó dos rebeliones del ex dictador. La oposición de entonces aceptó múltiples exigencias de los militares para que regresaran a sus cuarteles, entre ellas, no investigar ningún acto de gobierno desde 1990 hacia atrás.

Dirigentes políticos y ex mandatarios coincidieron estos días en destacar la austeridad, sencillez y honestidad de Aylwin, en momentos en que los políticos y parlamentarios chilenos están muy desprestigiados porque numerosos aceptaron que empresarios financiaran ilícitamente sus campañas electorales.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario