Mundo 13 junio 2016

Senado francés comienza a debatir impugnada reforma laboral

PARÍS (AP) — El Senado de Francia comenzó el lunes a debatir la impugnada reforma laboral, en medio de huelgas y protestas de los trabajadores ferroviarios y aéreos que continúan interrumpiendo el tráfico en el país en momentos en que alberga la Eurocopa.

La compañía nacional de ferrocarriles, SNCF, informó que alrededor del 30% de sus viajes en trenes regionales y el 10% de los trenes de alta velocidad fueron cancelados. También hubo interrupciones para los trenes suburbanos de París, que el lunes llevaban a los aficionados al partido entre Irlanda y Suecia, en el Stade de France.

Alrededor del 15% de los vuelos nacionales y de larga distancia de Air France fueron cancelados debido a una huelga de pilotos, precisó la compañía.

El gobierno socialista de Francia ya ha enfrentado meses de protestas y huelgas contra el proyecto de reforma a la ley laboral.

Se espera que el Senado de Francia, dominado por los conservadores, modifique sustancialmente el proyecto de ley propuesto por el gobierno. A continuación, la iniciativa de reforma laboral tendrá que ser debatida de nuevo en la cámara baja del parlamento, que tendrá la última palabra, probablemente a principios de julio.

La participación de huelguistas en el paro de trenes pareció disminuir en los últimos días, pero siete sindicatos de trabajadores y gremios estudiantiles convocaron a más huelgas y protestas callejeras el martes en todo el país.

Los organizadores esperan una movilización "enorme" el martes, aseguró el líder del sindicato CGT, Philippe Martinez.

La ministra del Trabajo, Myriam El Khomri, se reunirá con Martínez el viernes. "El texto todavía se puede mejorar, pero está fuera de cuestión alterarlo", dijo El Khomri el lunes a la radioemisora France Inter.

El enfrentamiento obedece a una reforma que tiene como objetivo impulsar la contratación al hacer más flexible la actual semana laboral de Francia, de 35 horas, de manera que las empresas tengan menos dificultades para despedir trabajadores. También debilitaría algunos de los poderes actuales de los sindicatos.

Algunos grupos laborales temen que las reformas erosionen las protecciones difícilmente ganadas por los trabajadores y que beneficiarán principalmente a las grandes empresas.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario