EEUU 14 junio 2016

Senado aprueba presupuesto de defensa, Casa Blanca se opone

WASHINGTON (AP) — A pesar de una amenaza de veto de la Casa Blanca, el Senado aprobó por mayoría el martes una ley que contempla un presupuesto de defensa de 602.000 millones de dólares, prohíbe cerrar la cárcel en Guantánamo y rechaza el pedido del Pentágono de cerrar una serie de bases.

El Senado dominado por la oposición republicana aprobó el proyecto por 85 votos contra 13, con los votos contrarios de siete demócratas y seis republicanos.

La ley ordena por primera vez en la historia que mujeres jóvenes se anoten en una posible conscripción militar. Esto enfurece a sectores conservadores, quienes temen que la medida sea un paso más para borrar las distinciones entre géneros, similar a la que permite a las personas transgénero utilizar baños y vestuarios públicos.

Una polémica acalorada sobre ciertas enmiendas puso en duda el futuro de un programa que permite a civiles afganos en peligro de muerte por el Talibán recibir visas para asentarse en Estados Unidos.

La Cámara de Representantes, también dominada por los republicanos, aprobó su propia versión el mes pasado, y legisladores de ambas cámaras deben reunirse para resolver las diferencias. El proyecto de la cámara baja excluye el requisito sobre las mujeres en el servicio militar y su presupuesto pide 18.000 millones de dólares más que el del Senado para pagar efectivos y armas que el Pentágono no solicitó.

El proyecto autoriza el gasto militar para el año fiscal que comienza el 1 de octubre.

Pero ambas cámaras coinciden en aspectos cruciales —como el de mantener la cárcel de Guantánamo— a los que se opone el presidente Barack Obama.

Durante su primera campaña presidencial, Obama prometió cerrar la cárcel de Guantánamo, que califica de herramienta de reclutamiento para grupos extremistas. Pero los republicanos y varios demócratas se han opuesto a este objetivo, ya que la consideran crucial para alojar a sospechosos de terrorismo. La disposición sobre Guantánamo también prohíbe trasladar a los detenidos a cárceles de alta seguridad en territorio estadounidense.

Las cámaras coinciden en mantener abiertas todas las bases militares. El Pentágono dice que las fuerzas tienen mucho más espacio del que necesitan para el alojamiento y entrenamiento de sus efectivos, y que el dinero ahorrado con los cierres su podría usar con otros fines. Pero el Congreso no lo acepta, ya que las bases son importantes para muchas economías locales y el cierre podría costarles votos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario