Mundo 11 noviembre 2016

Seguridad convierte la Trump Tower en el Fuerte Trump

NUEVA YORK (AP) — Ser vecino de Donald Trump en el centro de Manhattan ahora que es el presidente electo se reduce a lo siguiente: Hay que desplazarse entre numerosos policías, barreras metálicas, retenes y calles cerradas que han convertido la Trump Tower —una atracción turística normalmente abierta al público— en una fortaleza.

Las medidas de seguridad extremas iniciaron el día de los comicios alrededor del icónico rascacielos que alcanza 202 metros de altura y tiene un exterior relumbrante de cristal, en la Quinta Avenida.

Las autoridades llevaron una caravana de camiones del Departamento de Sanidad llenos de arena y crearon con ellos una muralla frente a la fachada principal del inmueble para protegerlo de un posible atentado con un coche bomba.

Los camiones fueron retirados el viernes y reemplazados por barreras de concreto que tenían el logo del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, eso no implica que se haya cancelado el refuerzo de la seguridad, una acción conjunta entre el Servicio Secreto, el NYPD y el personal de la seguridad privada de Trump.

El Servicio Secreto y el NYPD se han abstenido de precisar próximos detalles sobre la seguridad para la torre.

Eso dependerá principalmente de la manera en que Trump decida dividir su tiempo entre Washington y Nueva York, y de la valoración de la vulnerabilidad de la Trump Tower, donde vive el presidente electo en un penthouse y donde la Organización Trump tiene su sede.

"Va a ser necesaria mucha planeación y creatividad", dijo el comisionado adjunto del DPNY, Steve Davis.

El costo es también incierto, aunque la ciudad podría buscar un reembolso del Departamento de Seguridad Nacional para cubrir algunos de los gastos de protección al inmueble.

El refuerzo de la seguridad se ha convertido de antemano en una preocupación para algunas tiendas minoristas de artículos de lujo en uno de los distritos comerciales más concurridos en la ciudad, en especial en momentos en que se acerca la temporada de fin de año.

Los policías que vigilan las barreras metálicas preguntaban el viernes a los visitantes y compradores a dónde iban a fin de permitirles el paso en esa manzana.

A las personas que decían que iban a la Trump Tower o a la emblemática joyería contigua Tiffany & Co. se les permitía el paso, pero el establecimiento canceló su exhibición de luces de Navidad que efectúa cada año y que estaba prevista para la semana entrante.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario