Mundo 07 octubre 2016

Se vende arma química: un narcótico chino no regulado

SHANGAI (AP) — Es uno de los opioides más fuertes en circulación, tan letal que el equivalente a menos de una semilla de amapola puede matar a una persona. Hasta julio, cuando consumidores de drogas en Estados Unidos comenzaron a sufrir sobredosis por carfentanil, la sustancia era más conocida por su uso en la sedación de alces y elefantes — o como arma química.

A pesar de los peligros, fabricantes chinos se ofrecen a vender carfentanil abiertamente en internet y exportarlo a cualquier parte del mundo sin hacer preguntas, según halló una investigación de The Associated Press. La AP identificó doce empresas que dijeron que enviarían el químico a Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica y Australia por solo 2.750 dólares el kilo.

El carfentanil, que saltó a la actualidad este verano, es el último azote en una epidemia de abuso de opioides que mató a decenas de miles de personas solo en Estados Unidos. En China, el mayor proveedor de drogas sintéticas de mundo, el carfentanil no es una sustancia controlada. Washington está presionando al país para que lo incluya en su lista negra, pero Beijing todavía no se manifestó al respecto.

"Podemos suministrar carfentanil. Seguro", escribió un vendedor de Jilin Tely Import and Export Co. en un precario inglés en un correo electrónico en septiembre. "Y es uno de nuestros productos más vendidos".

La AP no llegó a encargar ninguna droga ni a probar si los productos que se ofertaban eran auténticos.

El Ministerio de Seguridad Pública de China declinó varias solicitudes de comentarios.

Durante décadas, antes de ser descubierto por los narcotraficantes, el carfentanil y sustancias parecidas eran investigadas como armas químicas por Estados Unidos, Gran Bretaña, Rusia, Israel, China, República Checa e India, según documentos públicos. La Convención de Armas Químicas prohíbe su utilización en el campo de batalla.

"Es un arma", apuntó Andrew Weber, que fue vicesecretario de programas de defensa para ataques nucleares, químicos o biológicos entre 2009 y 2014. "Las empresas no deberían enviárselo a nadie".

El carfentanil es 100 veces más potente que el fentanilo, una sustancia similar que es, a su vez, hasta 50 veces más potente que la heroína.

Se cree que agentes del Mossad habrían empleado una variedad de fentanilo en un intento fallido de matar a un líder de Hamas en Jordania en 1997, y las fuerzas rusas lo emplearon con efectos letales contra separatistas chechenos que tomaron cientos de rehenes en un teatro de Moscú en 2002.

Más tarde, los narcotraficantes descubrieron que podían ganar mucho dinero mezclando fentanilo con otras drogas ilegales. En el año fiscal 2014, las autoridades estadounidenses incautaron sólo 3,7 kilos (8,1 libras) de este producto, pero en el presente ejercicio, solo hasta mediados de julio, se requisaron 134,1 kilos (295 libras), según datos de la agencia de Aduanas y Protección de Fronteras. La tasa de sobredosis también se ha disparado.

La agencia antidroga de Estados Unidos, DEA, "compartió inteligencia y datos científicos" con China sobre el control de carfentanil, según Russell Baer, ??agente especial del ente en Washington.

"Sé que China lo está vigilando de cerca", apuntó. Delegaciones de altos funcionarios chinos y agentes estadounidenses se reunieron en agosto y septiembre para tratar el tema de los opioides, pero no lograron pactar un anuncio sobre el carfentanil.

China no es ajena al papel que sus químicos juegan en la cadena global de suministro de opioides. La mayoría de las drogas sintéticas que entran en Estados Unidos proceden del gigante asiático, de acuerdo con datos de la DEA.

Beijing ya controló el fentanilo y 18 componentes relacionados, pero a pesar de las redadas periódicas, es fácil encontrar a gente dispuesta a eludir la ley en la vasta industria química china. Los vendedores dijeron que mienten en formularios de aduanas, garantizan la entrega a países donde el carfentanil está prohibido y se ofrecen a dar asesoramiento estratégico para esconder los paquetes ante las autoridades.

__

Butler informó desde Washington. Los reporteros de The Associated Press Aritz Parra en Shangai, Paisley Dodds en Londres, Jack Gillum en Washington y Fu Ting en Shangai y Yu Bing en Beijing contribuyeron a este despacho.

___

Siga a Kinetz en Twitter en http://twitter.com/ekinetz y a Butler en http://twitter.com/desmondbutler

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario