Mundo 08 septiembre 2016

Se quejan que Clinton y Trump son medidos diferente

WHITE PLAINS, Nueva York, EE.UU. (AP) — Durante meses, los partidarios de Hillary Clinton se han quejado de que a la demócrata le son aplicados estándares más altos que a Donald Trump. Tras el foro del miércoles sobre seguridad nacional, esas quejas se volvieron más sonoras.

En el segmento inicial del evento exclusivo para televisión, el moderador Matt Lauer interrumpió la respuesta de Clinton a su primera pregunta, sobre lo que se requiere para ser comandante en jefe de las fuerzas armadas, para desencadenar 10 minutos de preguntas sobre el uso que hizo de un sistema privado de correos electrónicos y su voto respecto a la guerra en Irak.

Una media hora después, Trump pareció navegar sin dificultades a medida que repetía — sin interrupciones — la falsa afirmación de que se opuso a la guerra, pese a que en 2002 expresó su apoyo al conflicto armado en una entrevista.

Cuando Lauer expuso una pregunta sobre la forma en la que el nominado republicano aprende rápidamente sus temas, le dijo a Trump que "nadie hubiera esperado que usted" profundizara en política exterior.

El foro dejó entrever un debate que rápidamente se está convirtiendo en punto focal de la contienda: ¿Se está juzgando de manera imparcial a la primera mujer nominada a la presidencia por uno de los dos grandes partidos del país? La respuesta de Clinton es que no, algo que no sorprende.

"No entiendo la razón de ello", afirmó la demócrata el jueves. "Es algo frustrante, pero es parte del paisaje en el que vivimos y simplemente seguimos avanzando con solidez".

A lo largo de su campaña rumbo a la Casa Blanca, Trump ha desafiado continuamente a las reglas convencionales de la política, al obtener la nominación de su partido pese a un historial de bancarrotas corporativas y demandas que hubieran hundido a un candidato más tradicional. Con impunidad repite declaraciones que han quedado desmentidas por los que verifican datos.

Cuando faltan dos meses para el día de las elecciones, las políticas de Trump siguen sin haber sido conformadas en gran medida. En algunos casos, como en sus planes para derrotar al grupo Estado Islámico, el magnate afirma que son mantenidos en secreto de manera deliberada. Durante el foro dijo que la mejor forma de atacar el problema de acoso sexual en el interior del ejército sería "establecer un sistema de tribunales dentro de las fuerzas armadas", algo que ha existido desde la Guerra de Independencia.

En tanto, la campaña de Clinton publicó esta semana un libro de 250 páginas en el que detalla sus distintos planes políticos.

Trump se rehúsa a difundir sus declaraciones de impuestos, mientras que ella ha revelado décadas de archivos fiscales.

Y aunque Clinton se ha disculpado por una larga lista de ideas políticas pasadas y decisiones personales, incluido su uso de una cuenta privada de correo electrónico mientras ejercía como secretaria de Estado, él apenas ha reconocido en una ocasión que ha hecho declaraciones "de las que me arrepiento". Pero nunca ha especificado qué es lo que lamenta.

La campaña de Clinton reconoce que algunas de sus carencias se derivan de errores autoimpuestos, incluida su dificultad para explicar el motivo de su decisión para instalar un servidor privado de correo electrónico en su casa de Nueva York.

A sus rivales republicanos no les faltan ejemplos en los que afirman se demuestra que es Clinton quien espera un trato deferente. Incluso algunos de los seguidores de la demócrata admiten que ella no ha manejado de manera adecuada — y a menudo evita el tema por completo — cuando se le pregunta sobre su correo electrónico y la fundación de su familia, lo que provoca que ambos puntos sean analizados minuciosamente.

___

Lerer reportó desde Washington.

___

Lisa Lerer y Catherine Lucey están en Twitter como: http://twitter.com/llerer y http://twitter.com/catherine_lucey

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario