Associated Press 27 abril 2016

San Francisco: mensajes policiales rezuman racismo

SAN FRANCISCO (AP) — Los detalles de una segunda tanda de mensajes de texto racistas y homofóbicos enviados por un agente de policía de San Francisco parecen contradecir la imagen de una ciudad que se precia de su diversidad.

Sin embargo, las personas que desde hace tiempo se quejan de maltrato policial no manifiestan sorpresa alguna y dicen que las decenas de textos difundidos el martes por el defensor público de la ciudad reflejan una localidad donde las minorías se sienten cada vez más hostigadas, ya sea por la policía o por promotores inmobiliarios que echan el ojo a vecindarios de grupos étnicos para construir condominios pretenciosos.

"En muchos aspectos tenemos una historia y tradición de política progresista que ha actuado irónicamente contra la reforma, porque creo que tomó mucho tiempo para que la gente reconociera que, incluso en San Francisco, podemos tener los mismos problemas que en Ferguson", afirmó el supervisor municipal David Campos. Aludió así a la ciudad de Missouri donde un adolescente negro fue muerto a tiros por un policía blanco en 2014, lo que suscitó un movimiento nacional en reclamo de mayor control sobre la policía.

"Creemos estar por encima de todo eso", dijo Campos, "pero no es así".

San Francisco experimenta un auge de empleos en el sector tecnológico que ha sumado miles de residentes más acaudalados en una ciudad donde el precio medio de una casa supera el millón de dólares. Las tensiones crecientes entre quienes tienen empleos con buena paga y los demás —muchos de estos de grupos minoritarios— subyacen en la ciudad considerada una meca para la tecnología y el turismo.

Los textos ofensivos difundidos el martes se refieren a un hispano que usa un término insultante y compara a los negros con "una manada de animales salvajes". Los textos, que también insultan a los indígenas, los desamparados, los homosexuales y el presidente Barack Obama, representan el segundo escándalo de este tipo que sacude el departamento desde que se reveló a fines de 2014 que un grupo de policías intercambió mensajes de texto racistas y homofóbicos en un caso no relacionado de corrupción.

Un juez falló el año pasado que esos agentes podían mantener sus empleos y evitar ser disciplinados debido a que el jefe de policía de San Francisco, Greg Suhr, había aguardado demasiado para hacer frente a las denuncias.

El escándalo actual comenzó el año pasado cuando una mujer acusó a Jason Lai de violación después de una noche de mucho consumo de bebidas alcohólicas. Lai era patrullero en ese tiempo; renunció a inicios de este mes.

La fiscalía no presentó cargos por violación pero entregó los mensajes al defensor público, cuya oficina representa a una acusada en un caso que involucra a Lai. Los mensajes estaban en el teléfono celular personal de Lai.

El defensor público Jeff Adachi difundió el martes los textos intercambiados entre Lai y otros dos policías en 2014 y 2015. "Es una ventana a sus prejuicios. Probablemente influían en quiénes paraban, quiénes cacheaban, quiénes arrestaban y cómo atestiguaban en los casos penales", afirmó.

______

Sudhin Thanawala, de la AP, contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario