Mundo 10 enero 2017

Salvadoreños son críticos ante la situación de su país

SAN SALVADOR, El Salvador (AP) — El aumento de la delincuencia, el deterioro de la economía, el desempleo, la corrupción y la evaluación desfavorable sobre la gestión del gobierno predominan en la opinión pública de los salvadoreños al evaluar el año que recién finalizó.

La encuesta de evaluación 2016, realizada por el Instituto de Universitario de Opinión Pública de la Universidad (IUDOP) de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), revela que al final de 2016 prevalecían percepciones desfavorables sobre el estado del país.

Según el documento, seis de cada diez salvadoreños consultados piensan que la situación general empeoró, tres de cada diez creen que está igual que hace un año y sólo 7,8% dijo que el país mejoró. Quienes aseguran que todo empeoró lo atribuyen al aumento de la delincuencia, a la mala gestión del gobierno y al crecimiento del desempleo.

El Salvador, con una población estimada en 6,5 millones de personas, registra un desempleo de 7%. La menor tasa en los 10 últimos se dio en 2008 y 2013, con 5,9%.

En cuanto a la gestión del presidente Salvador Sánchez Cerén, el primer excomandante guerrillero que gobierna el país, calificaron su desempeño durante 2016 con una nota de 5.10, en una escala del 0 a 10. Este promedio es el más bajo registrado en las evaluaciones realizadas por la UCA al actual gobierno.

El estudio se llevó a cabo entre el 25 de noviembre y el 3 de diciembre de 2016 con una muestra nacional de 1.262 entrevistados mayores de edad. Esta encuesta tiene un error de más o menos 2,8% y un 95% de confianza.

La investigación señala que si bien se han reducido las apreciaciones negativas sobre la situación de seguridad, ésta aún es el mayor reclamo de la población y la mayor fuente de preocupación pública. Sin embargo, prevalecen opiniones favorables sobre la efectividad de la policía en la lucha delincuencial en 2016: según el 63,1% de los consultados, la Policía Nacional Civil ha sido más afectiva en el combate a la delincuencia.

Las fuerzas de seguridad mantienen una "guerra no declarada" contra la delincuencia organizada, encabezada por las maras o pandillas que están involucradas en delitos de extorsión y el narcotráfico.

Al menos 5.278 personas fueron asesinadas en el 2016 en El Salvador. Y aunque esto implica una mejora con respecto a 2015, cuando se contabilizaron 6.665 muertes violentas, el país aún se considera uno de los más violentos del mundo.

El Salvador finalizó 2016 con un registro de 14,4 homicidios al día y, al analizar el total del año, se tiene un promedio de 81,2 muertes violentas por cada 100.000 habitantes. En 2015, en cambio, se registró un promedio de 104 homicidios por cada 100.000 habitantes, lo que superó el registró histórico de este pequeño país centroamericano.

Al analizar la implementación de las llamadas "medidas extraordinarias" para combatir a las pandillas, el rector de la UCA, padre Andreu Oliva dio: "la población considera que no tienen el impacto necesario para reducir la criminalidad y la violencia, pero son acciones que han tenido mucha visibilidad".

El estudio también consultó el tema de la corrupción y el hecho de que los últimos tres mandatarios del país estén siendo procesados por enriquecimiento ilícito durante sus mandatos. El 61,6% de los encuestados cree que hay suficiente información como para sustentas las acusaciones.

Para la directora del IUDOP, Jeannette Aguilar, el hecho que los exmandatarios Francisco Flores (1999-2004), Tony Saca (2004-2009 y Mauricio Funes (2009-2014) sean llevados ante la justicia "marca un antes y un después en el país y de cara a la población representa la constatación de la alta y compleja corrupción que ha penetrado las estructuras del Estado".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario