Mundo 29 agosto 2016

Rousseff se alista a hablar a Senado como parte de su juicio

BRASILIA (AP) — En la lucha por conservar su puesto, la presidenta suspendida de Brasil Dilma Rousseff hablará ante el Senado el lunes para responder a acusaciones de que perjudicó la economía nacional con maniobras contables, contra sus argumentos de que no violó la ley y es blanco de legisladores corruptos.

La comparecencia prevista de Rousseff en su juicio político es la culminación de un enfrentamiento que se remonta a fines del año pasado, cuando la oposición presentó la moción de destituirla. En los próximos días, el Senado, en su carácter de juez, decidirá si la destituye.

Varios cientos de manifestantes concentrados frente al Congreso la aplaudieron a su arribo. Si bien su alegato estaba previsto para las 7.30 (1130 GMT), no todos los senadores se encontraban en el recinto a esa hora.

En mayo, el Senado votó por 55 votos contra 22 suspenderla durante 180 días mientras preparaba el juicio. Michel Temer, su vicepresidente convertido en su némesis, asumió la presidencia interina. En caso de destitución, Temer cumplirá el resto del período, que finaliza en 2018.

Un funcionario que tuvo acceso al alegato inicial de Rousseff dijo a The Associated Press el domingo que su tono sería muy firme, lo que acrecentaría las tensiones luego de los primeros tres días del juicio, en los que abundaron insultos, gritos y una declaración del presidente del Senado de que "la estupidez no tiene fin".

Se prevé un alegato de 30 minutos de Rousseff, después de lo cual partidarios y adversarios podrán hacer preguntas.

La presidente izquierdista, que está en la mitad de su segundo período, es acusada de violar normas fiscales para ocultar problemas del presupuesto. Ella sostiene que no ha violado norma alguna y que sus adversarios están llevando a cabo un "golpe de estado".

Según el funcionario allegado a Rousseff, sus declaraciones serán "firmes, pero no arrogantes". El funcionario aceptó hablar bajo la condición de no ser identificado por no estar autorizado a divulgar detalles.

El juicio es presidido por el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski.

Frente al Congreso se erigió un gran muro para separar a partidarios de Rousseff de los activistas a favor de la destitución. El domingo no se permitió la presencia de gente en el lugar, que estaba totalmente desierto. Dirigentes sindicales y de movimientos sociales dijeron que la escena sería totalmente distinta el lunes durante el alegato de Rousseff y durante la votación final el martes o miércoles.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario