Deportes 26 octubre 2016

Roberto Pérez, otra grata sorpresa de los Indios

CLEVELAND, Ohio, EE.UU. (AP) — Los pitchers de los Indios de Cleveland reverencian a Roberto Pérez por su defensa. El receptor puertorriqueño es un experto en conseguir strikes adicionales, bloquear todo detrás del plato y su brazo.

Cualquier aporte ofensivo del noveno al bate del equipo se acepta como un beneficio extra.

El martes, Pérez exhibió su poder al conectar un par de jonrones —uno solitario y otro de tres carreras— para que Cleveland se encaminase a su cuarta blanqueada de la temporada al vencer 6-0 a los Cachorros de Chicago en el primer juego de la Serie Mundial.

"Tiene la clase para ser un receptor estrella, se encamina a ello", afirmó el relevista de los Indios Andrew Miller sobre Pérez. "Es un receptor magnífico en cuanto a su defensa, en todos los sentidos. Y lo que hizo esta noche nos indica que tiene el potencial para que se le respete como bateador, aunque necesita de batear esos hits para ganarse su puesto detrás del plato".

Pérez ya lleva tres jonrones en 27 turnos al bate en la postemporada. Se trata de la misma cantidad que acumuló en 153 turnos durante la temporada regular, en la que se sometió a una cirugía en el dedo pulgar.

Su descarga ofensiva le permitió convertirse en el primer puertorriqueño con un juego de más de un jonrón en un Clásico de Otoño, y el primer jugador que conecta dos cuadrangulares como el noveno en orden al bate.

"Yo no estaba tratando de buscar jonrones, solo quería poner la bola en juego", dijo Pérez, quien pegó su primer cuadrangular en su primer turno en la serie divisional contra Boston. "Me gustaron los resultados, pero verdaderamente ha sido un trabajo de equipo".

Su primer jonrón ante el abridor Jon Lester le dio a los Indios una ventaja 3-0 en el cuarto inning. Pérez pescó una recta en cuenta de 0-1 del zurdo, depositando la bola justo por encima de un muro de 6 metros de altura (19 pies) del jardín izquierdo.

Cleveland mantenía esa misma diferencia con dos outs en el octavo cuando Pérez desapareció un slider en cuenta de 2-2 del relevista venezolano Héctor Rondón, también enviándola por el izquierdo.

En la cueva de los Indios, el torpedero Francisco Lindor gritó emocionado por la proeza de su compatriota: "Se me puso la piel de gallina. Eso es lo bueno de este equipo. Siempre hay alguien diferente que va a meter mano y nos va a ayudar a ganar".

"Nunca había dado dos jonrones en un juego en mi carrera, ni en Pequeñas Ligas", dijo Pérez. "Dediqué mucho esfuerzo en ofensiva y creo que finalmente se están viendo los resultados".

Pero Pérez no pierde de vista que su principal responsabilidad es trabajar con sus lanzadores.

Según Baseball Prospectus, el boricua compartió el quinto lugar en las mayores con un 0.017 en su medición de conseguir strikes por encima del strike. Para explicarlo mejor, esos son strikes que realmente no fueron strikes, conseguidos por la habilidad de un cátcher para que sea vean dentro de la zona.

"Tener a alguien así es gran ayuda, impacta en el curso de un inning", dijo Miller, un zurdo que recién a fines de julio se sumó a los Indios tras un canje con los Yanquis. "Llevo poco tiempo aquí, pero es un receptor que te inspira mucha confianza".

Pensar que Pérez ni siquiera era la primera opción que tenían los Indios para el puesto.

Yan Gomes era el titular, avalado con un contrato que lo ata hasta la temporada de 2019. Pero el brasileño se lesionó el hombro derecho en julio, así que Cleveland apuró un canje con los Cerveceros de Milwaukee por el estelar Jonathan Lucroy. El traspaso, sin embargo, fue abortado cuando Lucroy decidió vetarlo y al final aceptó ser transferido a los Rangers de Texas.

Pérez no se sintió disgustado por lo que Chris Antonetti, el presidente de operaciones de béisbol de los Indios, intentó a mitad de campaña.

"Me acababa de operar y Yan se había lesionado", recordó Pérez. "Entendí lo que querían hacer, no estábamos produciendo. Son cosas que tú no puedes controlar. Ahora estoy feliz de haber tenido la oportunidad de demostrarle al mundo que podía hacer mi trabajo".

Y así fue que Pérez se apoderó del puesto. Otra grata sorpresa en un equipo que no se cansa de asombrar en octubre.

"Lo que hizo en el plato esta noche, ¡por Dios!, fue emocionante verlo", resaltó el manager de los Indios Terry Francona. "Todo el mundo estaba contento por él. Se notó por la forma como todos reaccionaron".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario