Mundo 08 noviembre 2016

Rito a los calaveras finaliza fiesta de difuntos en Bolivia

LA PAZ, Bolivia (AP) — Cientos de devotos acudieron el martes a la capilla del cementerio en La Paz para festejar a calaveras en la llamada "Fiesta de las ñatitas", una tradición pagana que se remonta a creencias de pueblos precolombinos.

La gente recoge las calaveras de entre restos óseos abandonados en los cementerios, las venera como si fueras imágenes de santos, les inventa nombres y muchos les atribuyen milagros. La tradicional actividad se realiza a la semana siguiente de la festividad católica de Todos Santos.

Algunas calaveras llevan una gorra de lana con el nombre inventado, a otras le ponen sombreros y gafas de sol. La calavera nombrada como "Carlitos" corresponde a un niño fallecido, mientras "María" es muy milagrosa, según explica su dueña, que la ha adornado con joyas.

Elizabeth Portugal, una comerciante, tiene 67 calaveras como si fueran trofeos en la sala de su casa y llevó varias de ellas hasta la capilla del cementerio. Algunas familias llevaron hasta cinco y un participante trajo una banda de músicos y puso a bailar a una pareja para festejar a sus "ñatitas".

"La gente les pide por salud, negocio y para que no les falte nada", dice la mujer convencida de que sus calaveras son milagrosas.

La Iglesia católica considera pagana e irrespetuosa con los muertos esa creencia, pero tampoco rechaza para no enfrentarse a los creyentes. El martes un sacerdote católico celebró en el cementerio una misa corta pero rechazó bendecir a los cráneos. "Deben rezar a Dios y no a los muertos", señaló en su sermón y dejó un balde de agua bendita en la puerta de la capilla para que los creyentes rociaran las calaveras.

El agasajo se extiende después a los jardines del cementerio, con las calaveras ricamente adornadas con coronas de flores para quienes quieran ofrecerles una oración. Devotos les regalan flores en forma de corona, colocan cigarrillos encendidos en los dientes amarillentos de la calavera, las rocían con alcohol, hojas de coca, prenden velas y rezan para pedir favores invocando el nombre del muerto inscrito en la gorra de lana. Músicos callejeros tocan para "alegrar al alma" a cambio de unas monedas mientras rezadores de oficio dicen oraciones largas.

Según los creyentes, el cráneo debe ser recogido de los osarios preferentemente de un muerto desconocido, mejor si falleció violentamente o en accidente y tanto más si es de niño o niña.

Los devotos creen que protegen la casa de ladrones y aseguran que hacen milagrosos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario