Entretenimiento 02 noviembre 2016

Reseña: Mel Gibson de regreso con violenta "Hacksaw Ridge"

¿Es "Hacksaw Ridge" la redención de Mel Gibson? ¿Su expiación, o quizás su milagro?

No se preocupen, no vamos a hacer pronunciamientos teológicos tan fuertes, aunque estos son todos términos que se han estado propagando previo al estreno de la primera película de Gibson como director en 10 años, desde "Apocalypto". Aquella cinta salió en 2006, apenas unas semanas después de que Gibson, borracho, hiciera los comentarios antisemitas que han plagado su carrera desde entonces.

Pero "Hacksaw Ridge", la más reciente contribución al canon de grandes producciones sobre la Segunda Guerra Mundial, no necesita ninguna historia redentora de fondo. Cualquier cosa que piensen de Gibson, y cualquiera sea su postura sobre la relevancia de sus defectos personales para su arte, su habilidad como cineasta es indiscutible. Este filme, traumático y visceralmente violento y a la vez conmovedor, debe ser juzgado por sus propios méritos.

Puede que "Hacksaw Ridge", protagonizada por Andrew Garfield como el personaje de la vida real Desmond Doss, no sea una película perfecta, pero logra un equilibrio inusual. Es una cinta violenta cuyo héroe — y base moral — patrocina la no-violencia. Es una película de guerra que también atraerá al público religioso. Es un filme que por momentos puede sentirse implacablemente cursi y un segundo después dolorosamente real.

Doss, un adventista del séptimo día, fue el primer objetor concienzudo en ser reconocido con la Medalla de Honor del Congreso estadounidense. Como médico del ejército, se negó a tocar un arma bajo la creencia de que debía salvar vidas, no cobrarlas. Aunque su caso está bien documentado, no vamos a revelar todos los detalles aquí.

Tras una breve introducción que lo muestra como un niño en las montañas de Blue Ridge en Virginia, la cinta lo presenta como un adulto joven. Cuando la guerra estalla en Japón, el joven se siente obligado a alistarse pese a las objeciones de su amoroso pero abusivo padre (excelentemente interpretado por Hugo Weaving), un veterano de la Primera Guerra Mundial que quedó arruinado por la experiencia. Doss también va en contra de los deseos de su prometida Dorothy (Teresa Palmer), quien le implora que se quede. (Las escenas de los encuentros de la pareja son encantadoras pero extremadamente retro y algo cursis).

Doss llega a un campo de entrenamiento deseoso de servir, pero cuando dice que no tocará un rifle sus superiores se horrorizan. "El soldado Doss no cree en la violencia", se burla un sargento. "¡No esperen que les salve la vida en el campo de batalla!". El sargento es interpretado por Vince Vaughn, cuya actuación al principio parece demasiado cómica, pero pronto se vuelve efectiva.

Doss es presionado a dejar el ejército — es sometido a golpizas, acosado, juzgado en un consejo de guerra — y sobrevive únicamente por intervención divina. Entonces llega a Japón, a Okinawa, y específicamente a la brutal batalla en la cresta de Hacksaw Ridge, donde horrores inconmensurables aguardan.

Es aquí donde Gibson trabaja con mayor seguridad. Lo repentina que la muerte llega al combate, la inmensa aleatoriedad de todo aquello, la gallarda bravata de un hombre que cae en un terror paralizante: el director no endulza nada. Mientras los hombres se aproximan por primera vez a su enemigo, pasan junto a camaradas caídos. Algunos cuerpos están despedazados. Algunos tienen larvas reptando por sus cuerpos.

Es durante esta batalla que Doss se convierte en un héroe, al encontrar la manera de salvar a incontables hombres al perseverar cuando la mayoría han sido obligados a retirarse. Es guiado por su fe; en un momento, le pregunta a Dios a viva voz qué se espera de él. Garfield sabe cómo hacer que una escena como esa se sienta sincera, una tarea que no es fácil.

Muchas películas basadas en hechos reales terminan con imágenes de la vida real. Siempre son bienvenidas, pero aquí, es verdaderamente emocionante ver a Doss vivo y hablando (Doss murió en el 2006). La suya es una historia que probablemente ustedes no conocían y Gibson hace un buen trabajo presentándola.

"Hacksaw Ridge", un estreno de Lionsgate, obtuvo una clasificación R (menores de 18 años deben ir acompañados por un padre o representante) de la Asociación Cinematográfica Estadounidense "por secuencias de violencia en la guerra realísticamente gráficas, intensas y prolongadas que incluyen imágenes horripilantemente sangrientas". La AP le da tres de cuatro estrellas.

___

Jocelyn Noveck está en Twitter como http://www.twitter.com/JocelynNoveckAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario