Associated Press 11 octubre 2016

Rescatan a cientos en North Carolina tras Matthew

LUMBERTON, North Carolina, EE.UU. (AP) — Un patrullero de North Carolina disparó y mató a un hombre armado el martes durante un operativo de rescate, mientras miles de personas recibieron órdenes de buscar zonas altas a medida que las inundaciones por el huracán Matthew se mueven corriente abajo.

En Greenville, las autoridades advirtieron que el río Tar superará todos los puentes en el condado para cuando acabe el día. Con tono de disgusto, el gobernador Pat McCrory pidió a la gente que deje de resistirse a las órdenes para desalojar y evite rodear barricadas que bloquean caminos inundados.

"Como gobernador, esto es inaceptable. No solo están poniendo en riesgo su vida, sino también la de los socorristas", dijo McCrory.

La cifra de fallecidos en Estados Unidos subió a 30, la mitad de ellos en North Carolina. Las autoridades reportaron cuatro fallecimientos más: conductores arrastrados junto con sus vehículos por el agua, y un hombre cuyo auto fue aplastado por un árbol. En Florida hubo 8 muertos y en Haití más de 500. Además hubo víctimas en Florida, Georgia, South Carolina y Virginia.

Mientras, los equipos de rescate regresaron a las labores en toda North Carolina, donde se prevé que al menos tres ríos alcancen niveles récord y algunos seguirán subiendo hasta el viernes.

En Lumberton, una de las zonas más castigadas, un patrullero iba con dos policías del condado Robeson por una calle inundada a bordo de un Humvee el lunes en la noche cuando se enfrentaron con un hombre que tenía un arma, dijo en un comunicado el teniente de caminos, Jeff Gordon.

Gordon no dijo por qué estaba disgustado el hombre y reveló pocos detalles sobre el tiroteo. La Oficina Estatal de Investigación ya atrajo el caso. Los nombres y las razas de los oficiales y del civil no se han dado a conocer.

McCrory solo dijo que el tiroteo sucedió bajo "circunstancias muy difíciles".

La magnitud del desastre en North Carolina todavía no se conoce, pero parece que miles de casas quedaron dañadas y la inundación ponía en peligro a muchas más.

Bomberos voluntarios en camiones con ruedas enormes avanzaban en medio de las inundaciones, después que las lluvias torrenciales del huracán Matthew provocaron el desborde del río Lumber en la planicie costera de North Carolina.

Los socorristas todavía no han llegado a los autos sumergidos ni saben precisamente cuánta gente está desaparecida o muerta, dijo la directora de emergencias local, Stephanie Davis.

"Hace 28 años que estoy aquí", dijo Chavis. "Parece ser lo peor que he visto en mi carrera".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario