Mundo 06 abril 2016

Relator recomienda juicio político a Rousseff

RIO DE JANEIRO (AP) — El relator de una comisión de la Cámara Baja del Congreso de Brasil recomendó el miércoles que se inicie el juicio a la presidenta brasileña Dilma Rousseff, afirmando que existe evidencia de que violó las leyes fiscales.

Rousseff es acusada de manipular las cuentas presupuestales para permitir a su gobierno aumentar el gasto para apuntalar los votos antes de su campaña de reelección de 2014. La presidenta ha negado de manera vehemente haber cometido algún delito y aseguró que presidentes anteriores hicieron uso de técnicas de contabilidad similares. Consideró que los esfuerzos por destituirla son un intento de golpe de Estado.

El investigador de una comisión de la Cámara Baja que sopesa el proceso de su destitución dijo que existen bases para seguir adelante con los procesos contra Rousseff, que además de la destitución enfrenta bajas cifras de las encuestas, una caída en la economía y un brote del virus del zika, todo mientras el país se prepara para albergar los Juegos Olímpicos en agosto.

"Los hechos muestran serios indicios de inconstitucionalidad, ilegalidad e irresponsabilidad fiscal", dijo Jovair Arantes en un reporte de cerca de 130 páginas.

La conclusión de Arantes es la esperada por muchos, dado que es un aliado cercano del presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, enemigo político de Rousseff y quien ha sido la fuerza impulsora del proceso de destitución.

La comisión está programada para votar si adopta o no su recomendación a inicios de la próxima semana, pero incluso si el panel vota en contra, el proceso de destitución estaría sujeto al voto de todos los miembros de la Cámara Baja de Diputados. Se espera que esa votación se realice a finales de este mes. Si dos terceras partes de los 513 legisladores votan a favor de la destitución, el proceso avanza con un juicio en el Senado.

Arantes defendió su recomendación durante una agitada sesión del comité.

"Algunos me llamarán héroe y otros me van a llamar villano o golpista. Esas etiquetas no me preocupan", escribió Arantes. "Mi mayor preocupación fue realizar un trabajo imparcial, con la conciencia tranquila".

Pese a la recomendación, las posibilidades de Rousseff de sobrevivir al proceso mejoraron un poco el miércoles luego que el Partido Progresista anunció que permanecería en la coalición gobernante de la presidenta al menos durante la votación en la Cámara Baja.

La decisión fue dada a conocer tras el anuncio de la semana pasada de que el mayor partido del país, el Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), abandonaría la coalición. Ese fue un duro golpe pero no generó el retiro de otros partidos más pequeños que muchos analistas esperaban.

Los expertos afirman que el asegurar el respaldo de esos partidos será clave para los intentos de Rousseff de eludir la destitución.

El martes, Rousseff dijo que postergaría el anuncio de cualquier cambio en su Gabinete hasta después de la votación en la Cámara Baja, lo que generó que algunos detractores la acusaran de usar su cargo como fichas de negociación para asegurar los votos de partidos contra la destitución.

Paulo Maluf, integrante del comité y legislador de Sao Paulo por el Partido Progresista, dijo al diario Folha de S. Paulo que "el gobierno está involucrado en un proceso de compra y venta que resulta detestable".

El mismo Maluf ha sido condenado de lavado de dinero en Francia y no puede salir de Brasil porque se encuentra en la lista de personas buscadas por la Interpol. Y más de la mitad de los otros miembros de la comisión de destitución enfrentan cargos por corrupción u otros delitos.

Aparte de eso, los tres funcionarios que encabezan la lista de quienes pudieran reemplazar a Rousseff, en caso de que ella sea destituida, han sido involucrados en una conspiración de corrupción.

El vicepresidente Michel Temer, el primero en la lista como sucesor de la presidenta, se dijo "extremadamente sorprendido" por una decisión de un juez de la Corte Suprema que solicita la apertura de un proceso de destitución contra él.

"Me lastima profesional y moralmente", señaló Temer de acuerdo con G1, el portal en internet de la cadena de televisión Globo.

Cunha, el presidente de la Cámara Baja, desestimó el fallo del martes contra Temer al considerarlo "absurdo" y dijo que apelaría. Pero un reporte en Folha de S. Paulo el miércoles sugirió que Cunha acataría la decisión del juez Marco Aurelio Mello y que ha tomado medidas para iniciar el proceso de destitución de Temer.

Cunha mismo enfrenta cargos por lavado de dinero en relación con la amplia investigación de sobornos para obtener contratos en la gigante paraestatal Petrobras y podría perder su escaño en la Cámara Baja por acusaciones de que mintió a un comité del Congreso.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario