Barack Obama 09 noviembre 2016

Recelo en Cuba por triunfo de Trump

LA HABANA (AP) — El triunfo de Donald Trump sacudió a los cubanos que se mostraron recelosos sobre el futuro de la relación con Estados Unidos, un país con el que la isla intentaba avanzar hacia un nuevo rumbo tras décadas de enemistad.

La noticia de la victoria del republicano también coincidió con el anuncio el miércoles de un ejercicio militar periódico por parte de las autoridades de la isla, que tuvo una fuerte connotación ideológica.

"Es un triunfo inesperado", dijo a la AP el técnico retirado René Hernández de 66 años, quien siguió la transmisión en vivo de la cadena multinacional Telesur en la cual la nación caribeña participa y se ve como un canal local. "La situación para los cubanos va a depender de cómo lo asesores le aconsejen en relación a estos pasos que dio (Barack) Obama sobre Cuba... hay que esperar".

Obama y el mandatario Raúl Castro comenzaron en 2014 un proceso de normalización de las relaciones tras cinco décadas de ruptura, Ahora, la llegada de Trump amenaza con hacerlo retroceder: los cambios hechos hasta ahora son prerrogativas del ejecutivo.

El acercamiento entre ambos países generó un auge del turismo y visitas de cientos de empresarios de Estados Unidos y otros países interesados en hacer negocios en la isla. Además, se abrieron rutas aéreas comerciales y se lograron acuerdos en temas medio ambientales o de colaboración en áreas de interés.

En la campaña, Trump prometió revertir la apertura de Obama a menos que Castro acepte otorgar mayores libertades políticas en la isla, una concesión considerada virtualmente imposible por los propios cubanos.

"No es un presidente ni para jóvenes, ni latinos, ni para el pueblo cubano. Va a bloquearnos más, o al menos va a trancar todo", dijo Daunel Aguilera, un vendedor de viandas de 34 años que vive en las afueras de La Habana.

Para Aguilera, la visita de Obama a la isla en marzo del año pasado y los cambios que ofreció mejoraron sus expectativas de vida en el país.

Paralelamente, la cancillería de la isla informó que Castro "envió un mensaje de felicitación" a Trump por su elección, pero sin ofrecer otros detalles de la misiva.

Mientras se conocían los resultados de las elecciones estadounidenses, las autoridades cubanas anunciaron ejercicios militares en todo el país del 16 al 18 de noviembre.

"Tiene como objetivo entrenar a los órganos de dirección y de mando de las diferentes estructuras encargadas de la defensa nacional y territorial, en la organización del trabajo en interés de elevar la disposición del país para la defensa y la preparación de las tropas y la población para enfrentar las diferentes acciones del enemigo", señaló una nota publicada en grandes letras rojas en la portada del periódico oficial Granma.

El gobierno no vinculó los ejercicios con la victoria de Trump en las elecciones estadounidenses, pero el anuncio de maniobras y ejercicios tácticos fue casi simultáneo con la confirmación del resultado electoral el miércoles.

Es la séptima vez que Cuba realiza los ejercicios llamados "Bastión", que suelen coincidir con los momentos de alta tensión con Estados Unidos, que presiona a la isla para un cambio de modelo político.

Según la historia oficial, el primer ejercicio se realizó en 1980 tras la elección de Ronald Reagan a la presidencia y en el marco de la impronta de la Guerra Fría.

Advirtió a los ciudadanos que los ejercicios incluirán "movimiento de tropas y de material de guerra, vuelos de la aviación y explosiones en los casos que se requiera".

El economista Esteban Morales, miembro del Partido Comunista, dijo a la cadena Telesur que con el triunfo de Trump, el liderazgo de la organización política que dirige al país "debe estar preocupado".

"Pienso que esto puede representar un nuevo capítulo", consideró.

Carlos Alzugaray, diplomático retirado y experto en ciencias políticas, indicó a la AP que la victoria de Trump podría complacer a sectores intransigentes de la conducción cubana, según los cuales la isla estaba estrechando relaciones de manera excesivamente rápida para la sustentabilidad de la revolución.

"Ha habido mucho rechazo a lo que se hizo con Obama", dijo Alzugaray. "Muchos cubanos creen que una situación de enfrentamiento es mejor para la revolución", pero al mismo tiempo el experto reconoció que financieramente un endurecimiento de las sanciones puede ser dramático para la isla.

Alzugaray prefirió la cautela. "Creo que todo está en veremos. Es muy temprano para saber".

______

Michael Weissenstein está en https://twitter.com/mweissenstein

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario