Mundo 26 agosto 2016

Rebeldes y civiles evacuan asediado suburbio de Damasco

DARAYA, Siria (AP) — Rebeldes sirios y sus familias comenzaron a evacuar el viernes un largamente sitiado suburbio de Damasco, como parte de un acuerdo alcanzado con el gobierno tras cuatro años de ataques aéreos y un asfixiante asedio que dejó el barrio en ruinas.

La rendición del suburbio de Daraya, que se convirtió en un símbolo inicial del alzamiento contra el presidente, Bashar Assad, significó un éxito para su gobierno y elimina una persistente amenaza que se mantenía a unos pocos kilómetros de su centro de poder.

También le dio un estímulo adicional al ejército sirio en su lucha contra las fuerzas de la oposición por el control de Alepo, la ciudad más grande de Siria.

Los rebeldes acordaron evacuar Daraya según un acuerdo alcanzado el jueves por la noche. Bajo los términos del acuerdo, alrededor de 700 hombres armados permitían la salida segura de los evacuados a la provincia norteña de Idlib, bajo control de la oposición, mientras que unos 4.000 civiles serán llevados temporalmente a un refugio al sur de Daraya.

La población había quedado atrapada, bloqueada por tropas del gobierno, y solo se había permitido una entrega de alimentos de Naciones Unidas durante ese periodo.

La noticia llegaba mientras el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, llegó a Ginebra para reunirse con el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov. Las conversaciones se centraban en propuestas para compartir información de inteligencia y coordinación militar con Rusia en la lucha contra el grupo Estado Islámico y Al Qaeda en Siria e Irak. Rusia e Irán son firmes defensores de Assad y se les ha acusado de atacar a fuerzas rebeldes con apoyo occidental.

Daraya, situada justo al suroeste de Damasco, ha sido blanco de ataques aéreos del gobierno, bombas de barril y combates durante varios años.

Las evacuaciones debían comenzar el viernes. Al menos 48 autobuses verdes y blancos, ocho ambulancias y varios vehículos de la Media Luna Roja y la ONU esperaban a la entrada de la población a recibir luz verde.

Un reportero de AP que entró en el suburbio desde el acceso norte encontró un paisaje de edificios desiertos y muy dañados, algunos de ellos calcinados. Un humo negro se alzaba en el horizonte, provocado por rebeldes que quemaban sus pertenencias antes de evacuar, según soldados del ejército sirio.

Según el acuerdo, el gobierno permitirá el paso seguro a 700 milicianos de Daraya y les dejará viajar a la provincia norteña de Idlib, controlada por la oposición. Unos 4.000 civiles serán acogidos en refugios dentro y alrededor de Damasco.

"Idlib será su tumba", dijo un soldado del ejército sirio. "Éste es un momento precioso para todos los sirios", añadió. Los soldados hablaron bajo condición de anonimato, cumpliendo con las regulaciones internas.

Daraya, situada en la región occidental de Ghouta, ha sufrido miles de ataques con bombas de barril no dirigidas, arrojadas desde helicópteros.

Allí se produjeron algunas de las primeras manifestaciones contra Assad tras el alzamiento contra el régimen de su familia en marzo de 2011. Los manifestantes tomaron las calles, en ocasiones con rosas rojas y blancas para reflejar la naturaleza pacífica de sus protestas.

El suburbio se suma a otras zonas rendidas a tropas del gobierno tras años de asedio. Activistas opositores y grupos humanitarios acusan al gobierno de utilizar tácticas de sitio y hambruna para forzar rendiciones de la oposición.

"Nadie se quedará aquí", dijo Hussam Ayash, un activista de Daraya.

"Nos obligan a marcharnos, pero nuestra situación se ha deteriorado hasta el punto de ser insoportable", dijo Associated Press desde la localidad el jueves por la noche, antes de las evacuaciones. "Resistimos durante cuatro años, pero ya no podíamos hacerlo más", dijo con un nudo en la garganta.

Ayash dijo que la situación se volvió insoportable después de que el último hospital de campo que quedaba en la ciudad fuera bombardeado y destruido la semana pasada. En los últimos meses, el gobierno también había atacado las plantaciones de comida de la localidad, la única fuente de alimentos de la población, que el activista estimó en unas 8.000 personas.

___

Karam informó desde Beirut. Los periodistas de The Associated Press Sarah El Deeb en Beirut y Jamey Keaten en Ginebra contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario