Cuba 03 noviembre 2016

¿Qué pasa si un ciudadano de EE.UU. muere en Cuba?

La muerte de Miravalles enciende la polémica

MIAMI, Estados Unidos.- Tras haber fallecido el pasado lunes en La Habana, la repatriación de los restos mortales del actor Reynaldo Miravalles ha encendido la polémica sobre un asunto que incumbe a todo el exilio cubano que visita la Isla, de acuerdo a un reportaje publicado hoy por el Nuevo Herald.

¿Qué pasa si un ciudadano de EE.UU. muere en la Isla y sus restos deben regresar? Reynaldo Miravalles, hijo, inició una campaña en la plataforma GoFundMe para recaudar los diez mil dólares que funcionarios del Ministerio de Cultura de Cuba le informaron eran necesarios para tramitar el retorno del cadáver de su padre.

Al hijo del popular actor le hicieron saber que pagar ese monto era “la única forma” de que el cuerpo de Miravalles viajara a Miami para su entierro, tal como habría querido en vida. De lo contrario, Cuba solamente enviaría sus cenizas.

Según el Herald, para estos trámites los servicios de asistencia dentro de Cuba los ofrece ASISTUR, compañía perteneciente al Grupo CAUDAL, una aseguradora basada en La Habana Vieja.

Si un ciudadano estadounidense se enferma, se accidenta o fallece en Cuba, ASISTUR atiende el caso. La empresa gestiona los trámites de preparación del cadáver y su repatriación, pero “no queda claro” cuánto hay que pagar por ello.

La disposición de restos de ciudadanos estadounidenses los hace la empresa Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos, pero una empleada de esa entidad que no se identificó dijo que, si bien son ellos quienes hacen este trabajo, el encargado de facturar los precios para ASISTUR es el Instituto de Medicina Legal.

El periódico miamense indagó acerca de esos costos, pero la subdirectora del Instituto de Medicina Legal, Halina Pérez, declaró que los precios facturados para el instituto ASISTUR “no podían ser divulgados por teléfono”. En tanto, un empleado de esa compañía que pidió el anonimato dijo solamente que “es complicado” establecer un costo.

Por lo general, el seguro de viajes a Cuba cuesta el equivalente a entre 2,50 y 3,00 dólares al día. Para personas mayores de 70 años y para quienes participen en actividades deportivas de alto riesgo, el seguro exige una prima extra equivalente a 2,00 dólares al día.

Dicho seguro cubre un límite de gastos médicos por enfermedad repentina o accidente de 10 000 dólares, y la opción de $3,00 diarios cubre hasta $5 000 en gastos de repatriación y transporte.

En el caso de Miravalles, después de su muerte varios medios reportaron que la Embajada de EE.UU. en La Habana asumiría los gastos, por lo que el propio hijo del actor suspendió la campaña en GoFundMe y procedió a devolver el dinero que ya había sido recaudado. Sin embargo, la sede diplomática confirmó al Nuevo Herald que el Departamento de Estado no cuenta con fondos para hacer este tipo de operaciones, por lo que no financiarían la devolución de los restos.

La embajada explicó además que, a no ser que la persona tenga un seguro cubano de viaje —en cuyo caso ASISTUR cubriría los gastos—, se recomienda hacer una transferencia bancaria de $5 000 al Departamento de Estado para cubrir el costo de la repatriación.

Según la sede diplomática, las tarifas aproximadas incluyen $1 500 para el Instituto de Medicina Legal, $1 400 para servicios funerarios y $1 300 para aerolíneas. En tanto, las autopsias varían entre $700 y $1 350, así como los embalsamamientos, que van de $500 a $900, ambos dependiendo del peso del cadáver.

Para el Nuevo Herald resulta aparente que Cuba, no obstante, “hace excepciones en ciertos casos de interés”. El de Reynaldo Miravalles sería uno de ellos.

Ciro Lazo, un funcionario de la Oficina de Atención a Personalidades del Ministerio de Cultura, afirmó en entrevista publicada en el periódico Cubarte que el tratamiento de Miravalles en los hospitales cubanos fue gratuito.

Además, según confirmaron familiares de Miravalles, el Ministerio de Cultura les propuso enterrar al actor en el panteón del sindicato de los trabajadores de la cultura.

El hijo del fallecido artista asegura que su padre debe enterrarse en Miami, como siempre quiso, y que la oferta se trata de una manipulación del gobierno cubano. Declaró además que los restos de Miravalles deberán llegar a Miami el viernes o el sábado.

Fuente: cubanet.org

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario