Ataque 07 marzo 2016

Pyongyang amenaza a Washington y Seúl con un 'ataque nuclear de justicia preventivo'

Las amenazas de esta clase son habituales desde que el dictador Kim Jong-un asumió el poder tras la muerte de su padre en diciembre de 2011

En una nueva amenaza beligerante, el régimen de Corea del Norte advirtió este lunes que podría lanzar un "ataque nuclear de justicia preventivo" e indiscriminado contra Washington y Seúl debido al inicio de los ejercicios militares conjuntas entre ambos países, reportó la AP.

Las amenazas de esta clase son habituales desde que el dictador Kim Jong-un asumió el poder tras la muerte de su padre en diciembre de 2011.

Sin embargo, estas advertencias se intensifican cada vez que Estados Unidos y Corea del Sur efectúan lo que describen como sus ejercicios militares anuales defensivos de primavera. Según Pyongyang, estas maniobras a gran escala, que comienzan el lunes y concluyen a finales de abril, tienen como propósito ensayar una invasión de su territorio.

La Comisión de Defensa Nacional amenazó con lanzar ataques contra objetivos en Corea del Sur, bases norteamericanas en el Pacífico y el territorio continental de Estados Unidos, con el argumento de que los enemigos del régimen "trabajan con los ojos inyectados de sangre para atentar contra la dignidad, la soberanía y los derechos vitales" de Corea del Norte.

"Si en este preciso momento apretamos los botones para aniquilar a los enemigos, todas las bases desde las que provienen las provocaciones serán reducidas a un mar de llamas y cenizas en un instante", dijo el Gobierno de Kim Jong-un en un comunicado.

Un ataque militar preventivo de gran escala que ponga fin al sistema totalitario de la dinastía Kim es altamente improbable, señala la AP.

También se cuestiona a nivel internacional la capacidad de Pyongyang para lanzar "ataques" de la magnitud que anuncia en sus amenazas.

Corea del Norte avanza en su investigación cada vez que efectúa una prueba nuclear —en enero realizó su cuarto ensayo— pero muchos expertos afirman que su arsenal de este tipo serían todavía bombas atómicas burdas.

Persiste la incertidumbre de si Pyongyang ha logrado dominar el proceso de miniaturización necesario para instalar ojivas atómicas y las dudas son mayores en cuanto a si posee misiles confiables de largo alcance con capacidad para arrojar una bomba de ese tipo sobre el territorio continental de Estados Unidos.

Sin embargo, el discurso belicoso de Kim Jong-un preocupa a Seúl y a Washington, sobre todo debido al enorme número de efectivos y armas que están frente a frente a lo largo de la frontera más militarizada del mundo, situada a una hora de distancia por carretera de la capital surcoreana, y los 10 millones de habitantes de la ciudad.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario