Mundo 26 marzo 2016

Proyecto agrícola afecta a tribu en Camboya

BOUSRA, Camboya (AP) — Sin aviso, tractores con aplanadoras llegaron un día en el 2008 y despejaron tierras para cultivos de caucho en las tierras ancestrales de la tribu bunong en Camboya.

El proyecto era una iniciativa entre Camboya y compañías europeas, para llevar el desarrollo a la empobrecida provincia rural de Mondulkiri. Pero para unas 800 familias de la tribu, la pérdida de sus tierras sólo ha traído penurias.

El grupo de derechos humanos camboyano LICADHO estima que más de 200 acuerdos para la concesión de tierras han causado penurias a unas 500.000 personas, y la ONU ha proclamado que las disputas por tierras son el principal problema de derechos humanos de Camboya hoy en día.

Josie Cohen, un activista de Global Witness, que investiga a empresas que causan destrucción ambiental, declaró que las concesiones de tierras "están destruyendo las redes sociales de las sociedades rurales" en Camboya y en las vecinas Laos y Mianmar.

La tribu, que antes cosechaba su propio arroz, ahora debe conseguir dinero para comprarlo, y los empleos en los campos agrícolas pertenecen mayormente a extranjeros. A pesar de las promesas de desarrollo, la mayoría de las vías son senderos de tierra.

Kop Let, esposa del cacique local, dijo que su familia apenas puede subsistir desde que el proyecto les arrebató la mayor parte de sus 12 hectáreas (30 acres). Cultiva yuca en el huerto que les queda, vende un licor de arroz y ha pedido 3.000 dólares en préstamos.

"Ahora soy pobre", comenta. "Nuestra identidad como pueblo está desapareciendo poco a poco".

Los bunong dicen que nunca se les avisó que perderían sus tierras, y que nadie les ha compensado por ello, condiciones que según la ley camboyana se deben cumplir. Muchos dicen que se sintieron presionados a aceptar una compensación inadecuada.

Socfin, la empresa con sede en Luxemburgo cuya unidad es propietaria de la mayoría de las plantaciones en Bousra, dice que recibió permiso del gobierno y que los pobladores locales fueron informados y compensados de antemano, pero se negó a dar pruebas. Su proyecto conjunto con la camboyana Khaou Chuly Development Co. (KCD), es administradora de dos de las plantaciones.

"Llevamos prosperidad a un lugar donde antes no había nada", dijo el director de Socfin, Luc Boedt, a la Associated Press en una entrevista en Bruselas.

___

El corresponsal de la AP Greg Keller contribuyó con este despacho desde París

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario