Mundo 18 noviembre 2016

Protestan en Puerto Rico contra junta de control fiscal

FAJARDO, Puerto Rico (AP) — Decenas de puertorriqueños chocaron el viernes con la policía durante una protesta contra la junta federal de control fiscal, la cual se reúne por primera vez en la isla después de que asumiera el control de las finanzas locales.

Unos 500 policías fueron desplegados antes de las protestas frente a la sede de la reunión en un elegante centro turístico en la comunidad de Fajardo, en el noreste, a una hora de distancia en vehículo desde San Juan.

Sin embargo, la protesta en Fajardo fue pequeña y pacífica, mientras que el enfrentamiento ocurrió en San Juan, donde los manifestantes que llevaban banderas puertorriqueñas de color blanco y negro en señal de luto irrumpieron en la oficina vacía del presidente de la junta, a la que describieron como una "dictadura".

La reunión en Fajardo de casi seis horas de duración estuvo cerrada al público, a diferencia de las dos anteriores efectuadas en Nueva York.

Los miembros de la junta advirtieron que tendrán que tomar decisiones muy difíciles en los próximos meses, en momentos en que la isla afronta dificultades para superar una crisis económica que ha durado una década y busca reestructurar su deuda pública de casi 70.000 millones de dólares.

La situación actual es insostenible para todos los tenedores de bonos y esta es la única oportunidad para corregirla, dijo Carlos García, uno de los siete miembros de la junta.

La reunión del viernes se centró principalmente en el plan fiscal de 10 años que el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, presentó el mes pasado cuando advirtió que el déficit financiero podría alcanzar 58.000 millones de dólares para la próxima década.

Los detractores que testificaron durante la reunión dijeron que el plan fiscal es deficiente, incompleto y no permite negociaciones con los acreedores afectados con los impagos millonarios.

Entre las personalidades abiertamente opuestas a que Puerto Rico no pague su deuda figuró Jorge Irazarry, director ejecutivo de un grupo local que representa a tenedores de bonos de la isla.

Señaló que los acreedores están dispuestos a trabajar con las autoridades puertorriqueñas y que su grupo aceptaría que el gobierno no pague el monto principal los próximos cinco años.

Todos los acreedores están dispuestos a hacer concesiones, señaló. Puerto Rico puede encontrar una solución, agregó.

Los impagos de bonos del gobierno isleño ascienden desde agosto de 2015 a casi 1.400 millones de dólares, y las autoridades advirtieron esta semana que se quedarán sin dinero en febrero si no se amplía la moratoria de la deuda, la cual expira ese mes.

Sin embargo, Irizarry dijo a la comisión que es necesario anular la moratoria para el avance de las negociaciones con los acreedores.

El presidente de la junta, José Carrión III, dijo que los miembros aprobarán un plan fiscal para el 31 de enero, pero subrayó que la iniciativa necesita revisión en parte porque asume mucha asistencia federal.

Carrión dijo que lo que más le preocupa del plan es considerarlo una oportunidad perdida.

Posiblemente Puerto Rico no reciba todo lo que ha solicitado el gobierno, apuntó, y advirtió que hay que ser realistas tanto en la planeación como la elaboración del presupuesto.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario