Mundo 22 noviembre 2016

Protestan por medidas de austeridad en Río de Janeiro

RIO DE JANEIRO (AP) — Más de 1.000 trabajadores públicos protestaron el martes frente al edificio de la Legislatura estatal de Río de Janeiro mientras los legisladores se preparaban para votar sobre fuertes medidas de austeridad que muchos temen que puedan exacerbar una situación de seguridad ya deteriorada y ocasionar un enorme número de problemas adicionales.

Mientras tanto, el presidente Michel Temer se reunió con gobernadores estatales que han estado pidiendo ayuda federal para mantener a flote sus propios gobiernos. Uno de los estados declaró una emergencia financiera.

Los acontecimientos subrayaron el reto para revivir la economía más grande de Latinoamérica en un contexto de enormes déficits y de una creciente angustia entre los brasileños.

Las protestas fueron pacíficas, pero se desplegaron policías federales y locales frente al edificio de la legislatura para bloquear la entrada mientras los legisladores sesionaban. La semana pasada, en el mismo lugar se enfrentó la policía militar con trabajadores estatales a quienes no se les ha pagado su salario durante semanas.

Luiz Fernando Pezao, gobernador del estado de Río de Janeiro, envió a los legisladores un plan que incluye aumento de impuestos, la eliminación gradual de varias agencias de gobierno y la cancelación de algunos programas de asistencia pública. También pospondría aumentos salariales ya planeados.

Pezao, quien está enfrentando exigencias de que renuncie al cargo, señaló inicialmente que la educación y seguridad pública no serían afectadas por las medidas de austeridad. Pero Francisco Chao, líder del sindicato de la policía, dijo a periodistas que muchos agentes tienen malas condiciones laborales y padecen demora en el pago salarial.

"No ha estado llegando dinero a asuntos de seguridad; sólo hubo algo para los Juegos Olímpicos", aseveró Chao. "El problema del gobierno del estado de Río no es la crisis financiera de Brasil", enfatizó. "Es un problema de ética, moral, administración e incompetencia".

En la última semana, dos exgobernadores de Río de Janeiro fueron arrestados por cargos de corrupción y compra de votos, incluido el predecesor de Pezao, Sergio Cabral. La ciudad además ha sufrido en las últimas semanas una ola de violencia, particularmente en barrios pobres.

Muchos cariocas, como son conocidos los residentes de la ciudad, atribuyen los problemas económicos a la corrupción, mientras que otros insisten en que el gobierno se extralimitó en su capacidad para organizar los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

Entre los manifestantes hubo bailarinas de ballet y miembros del coro del teatro principal de la ciudad, quienes cantaron para los transeúntes "Carmina Burana", de Carl Orff.

La instrumentista Jesuina Passaroto dijo que ella y otros músicos han enfrentado demora en el pago de su salario desde abril, una situación que empeoró para ella porque su jubilado esposo recibe su pensión de la misma institución.

"Yo tengo problemas para que me paguen y él tiene problemas para recibir su pago. En ocasiones nos pagan en varios abonos por mes; es muy difícil tener una vida normal así", se quejó. "De hecho tenemos bailarinas en nuestro teatro realizando algunas labores de limpieza para obtener 200 reales nada más para subsistir". Eso es aproximadamente 65 dólares al tipo de cambio actual.

Temer, entretanto, se reunió con 22 gobernadores estatales para discutir cómo hacer frente a la crisis financiera. Temer espera impulsar en el Congreso iniciativas de ley para restringir el gasto y readecuar el sistema de pensiones.

El encuentro tuvo un mal inicio cuando el gobernador de Río Grande del Sur, en la frontera con Uruguay y Argentina, declaró una emergencia financiera, lo que permitió a los funcionarios mayor libertad para manejar su presupuesto. Hace unos meses, el estado de Río de Janeiro declaró una emergencia similar para poder redirigir fondos antes de las Olimpiadas, realizadas en agosto.

El ministro de Finanzas del país Henrique Meirelles ha dicho que el gobierno federal no rescatará a los estados. El lunes, Meirelles recortó el pronóstico de crecimiento para el próximo año, de por sí ya modesto, de 1,6%, a 1%.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario