Associated Press 26 marzo 2016

Prisiones juveniles de Ohio quedan libres de supervisión

CIRCLEVILLE, Ohio, EE.UU. (AP) — Las prisiones juveniles de Ohio inician una nueva era en sus sistemas de detención después de que un juez federal les retiró la supervisión judicial que regía desde 2008. Las autoridades dicen que la población diaria, de alrededor de 475 jóvenes, se ha estancado y que no se espera que cambie mucho en el futuro cercano.

Los que eran guardias en los centros de detención ahora son denominados especialistas juveniles. Los uniformes escolares están reemplazando el atuendo de prisión durante las clases.

Libres de supervisión de los tribunales por primera vez en casi una década, los centros penitenciarios para jóvenes de Ohio se están ajustando a una misión a largo plazo para albergar y rehabilitar a los delincuentes juveniles con más problemas del estado.

"Lo que hemos hecho hasta ahora era tratar a los jóvenes en la cárcel como miniadultos", dijo Linda Janes, directora adjunta del Departamento de Servicios a la Juventud. "Ahora sabemos por investigaciones y todo tipo de pruebas que eso fue un error. Los chicos deben ser tratados como chicos".

Desde hace varios años los estados del país han estado reevaluando sus sistemas penitenciarios para menores de edad, en busca de alternativas al enfoque de mano dura contra la delincuencia que hizo poco para rehabilitar a los jóvenes.

Arkansas, Hawaii, Kansas, South Dakota y West Virginia están entre varios estados que adoptaron cambios en los enfoques de justicia juvenil en los últimos cinco años, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

En el centro penitenciario para jóvenes en Circleville, a unos 50 kilómetros (30 millas) al sur de Columbus, quedaron atrás los días cuando los jóvenes caminaban en fila por un pasillo con las manos detrás de la espalda, con la idea de inculcar disciplina y desalentar el intercambio de señales entre bandas.

Ahora los jóvenes toman clases en una escuela secundaria cuyo interior luce como la mayoría de las demás escuelas de Ohio, con paredes que tienen rayas de colores y letreros de inspiración, como "¡La nueva droga es la esperanza!"

Los jóvenes ayudan a cultivar vegetales en un invernadero, como brócoli y tomate, además de criar tilapias en un tanque grande de plástico. Las verduras son donadas a bancos de alimentos, mientras que el popular pescado de mesa es usado para ayudarlos a desarrollar sus habilidades en la cocina. También usan una máquina para convertir los residuos de comida en abono para los jardines.

___

Andrew Welsh-Huggins está en: https://twitter.com/awhcolumbus

Sus trabajos previos (en inglés) pueden consultarse en: http://bigstory.ap.org/content/andrew-welsh-huggins

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario