Associated Press 01 septiembre 2016

Primicia AP: Se declara culpable de muerte de agente

LOS ANGELES (AP) — Un hombre que mató a un inspector federal aeroportuario e hirió a otras tres personas en un ataque aterrador en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles hace tres años, aceptó declararse culpable de todos los cargos en un acuerdo que lo libra de la pena de muerte.

Paul Ciancia, de 26 años, enfrenta una sentencia obligatoria de cadena perpetua por homicidio y otros delitos, según el acuerdo con la fiscalía presentado el jueves en el Tribunal Federal de Distrito que indica que él se declara culpable de todos los cargos.

Ciancia está acusado por la muerte del agente de origen salvadoreño Gerardo Hernández, de la Oficina de Seguridad de Transporte, el 1 de noviembre de 2013 en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, cuando realizó disparos y ocasionó un pánico que hizo correr a pasajeros e inspectores para salvar sus vidas. El ataque paralizó las actividades del aeropuerto durante horas y ocasionó demoras de vuelos en el país.

Ciancia estaba empeñado en matar a un agente de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA por sus iniciales en inglés) y ocasionar temor entre otros inspectores de aeropuerto, según una nota firmada por "Paul Ciancia Pissed-off Patriot" que fue encontrada en su equipaje.

"Si se toma la decisión consciente de ponerse un atuendo de la TSA y de violar los derechos de la gente esta mañana, yo tomé la decisión consciente de tratar de matarte", escribió, según documentos de la corte. "Quiero infundir temor en sus mentes pérfidas. Quiero que siempre esté en el fondo de su subconsciente lo fácil que es llevar un arma al inicio de sus puntos de revisión nazis".

Agentes dispararon rápidamente y arrestaron a Ciancia, originario de New Jersey, pero tomó horas revisar el resto del aeropuerto y determinar que no tenía cómplices.

Fiscales federales habían solicitado la pena de muerte debido a que el homicidio fue premeditado, a que intentó matar a varias personas y a que aterrorizó a pasajeros y empleados del aeropuerto.

El desempleado mecánico de motocicletas sacó un rifle de asalto calibre 223 mm de una mochila de lona y disparó varias veces a Hernández en un punto de inspección inicial y luego regresó a dispararle cuando vio que aún se movía.

Disparó e hirió a otros dos empleados uniformados de la TSA y a un pasajero en un punto de revisión, aunque no disparó a la mayoría de los civiles que se resguardaban mientras él atravesaba caminando una terminal del aeropuerto.

La balacera puso al descubierto fisuras de seguridad en el aeropuerto internacional y originó cambios en la forma en que el personal de emergencia responde a tales incidentes, después de que Hernández estuvo sobre el suelo sin atención médica durante 33 minutos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario