Mundo 30 abril 2016

Presidente salvadoreño elogia medidas contra pandillas

SAN SALVADOR, El Salvador (AP) — El presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró el sábado que las medidas extraordinarias que impulsa su gobierno para combatir la criminalidad ya están dando resultado, logrando desarmar la coordinación que tales grupos tenían en las prisiones, y los cuerpos de seguridad han comenzado a tomar control de los territorios donde operan estas estructuras criminales.

"Hemos desarmado el comando de coordinación que tenían los grupos de pandillas en los centros penales", afirmó el mandatario en un acto público de su gobierno en el municipio de Chalchuapa, a 78 kilómetros al noroeste de la capital.

Luego de una matanza de 11 trabajadores que estremeció al país y que las autoridades atribuyeron a las pandillas, el gobierno puso en marcha una serie de medidas extraordinarias que arrancaron al decretar estado de emergencia en siete cárceles y aislaron a los cabecillas de estos grupos criminales.

Días después la Asamblea Legislativa aprobó un paquete de medidas extraordinarias que afectan el sistema penitenciario y autorizó a las autoridades para someter a aislamientos severos a estos criminales. También le otorgó mayores facultades al gobierno para evitar las llamadas telefónicas desde los centros penales y se aprobaron medidas severas para las empresas telefónicas que no acaten la orden de bloquear las señales en los alrededores de las cárceles.

Las autoridades sostienen que las órdenes de homicidios, extorsiones y otros delitos salen de las prisiones donde se encuentran los principales cabecillas de las maras o pandillas.

Sánchez Cerén destacó que con el estado de emergencia en las cárceles, "hemos hecho requisas en los centros penales y en esas requisa hemos encontrado más de 580 celulares que hemos decomisado", como parte del esfuerzo de cortar las comunicaciones de los cabecillas de las pandillas para trasladar las órdenes a sus estructuras en las calles.

Más de 450 líderes pandilleros han sido confinados en celdas de aislamiento y están siendo trasladados a un penal de máxima seguridad donde permanecerán bajo un régimen especial y sin ningún tipo de comunicación con el exterior. Ni sus familiares podrán visitarlos.

Las autoridades también desplegaron un contingente de militares y policías de las fuerzas elites para buscar y desmantelar los grupos de pandillas que se han desplazado a las zonas rurales donde han perpetrado enfrentamientos armados con las fuerzas gubernamentales.

Estas unidades tiene la misión de perseguir y capturar a unos 100 cabecillas para neutralizar su actividad de conducción de estas estructuras criminales.

También desplegaron fuerzas combinadas para recuperar y controlar los territorios asediados por las pandillas en los 10 municipios donde se registran mayores hechos de violencia.

"Hemos comenzado a tener un control en el territorio, desplegamos una fuerza especializada de seguridad, mil hombres que están en la disposición de actuar de inmediato para garantizar el control del territorio, pero más que todo para garantizar la seguridad de las personas", agregó el mandatario.

Sánchez Cerén aseguró que todas las medidas que están implementando "tiene el respaldo de la población, todo el pueblo está de acuerdo con estas medidas, todo el pueblo se siente tranquilo con esas medidas y hemos logrado que la Asamblea Legislativa, el poder Judicial y el Ejecutivo nos unamos para aplicar esas medidas".

Según las autoridades de Seguridad Pública, las pandillas que tiene presencia en barrios y comunidades popular están integradas por más de 70.000 jóvenes y adultos y son los responsables de la mayoría de los crímenes cometidos en el país. Están involucradas en el narcotráfico y el crimen organizado, extorsionan y cobran derecho de piso a comerciantes y empresarios del transporte, y asesinan a los que se niegan a pagar.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario