Mundo 01 julio 2016

Presidente de China defiende raíces marxistas de su partido

BEIJING (AP) — El presidente de China, Xi Jinping, instó el viernes a los 88 millones de miembros del Partido Comunista a abrazar sus raíces marxistas, en una enfática llamada a la disciplina ideológica y vigorosa defensa del poder del partido.

El discurso televisado con motivo del 95to aniversario del partido fue una de las comparecencias más directas y largas de Xi para explicar su ideología ortodoxa. Su declaración refutó de nuevo la creencia expresada hace cuatro años por algunos analistas sobre que la llegada al poder de Xi podría dar pie a más reformas.

Xi afirmó que la historia ha demostrado el acierto de que el partido gobierne al país de 1.300 millones de habitantes y dijo que su dirección sigue siendo esencial para que China complete su "gran rejuvenecimiento", un tema central de su gobierno.

"La historia nos dice que la elección del Partido Comunista por parte del pueblo chino para llevarlo hacia un gran rejuvenecimiento de la civilización fue correcta, y que la senda del partido hacia el socialismo con características chinas es también correcta", dijo Xi a un público reunido en el Gran Salón del Pueblo de Beijing.

"El marxismo debe ser el fundamento básico, el principio guía", afirmó, "o el partido perdería su alma y dirección".

Xi, que se enfrenta a una economía en desaceleración, ha apelado cada vez más a la unidad ideológica, una estrategia antigua que contrasta con los líderes chinos anteriores, que se hicieron hincapié en ofrecer crecimiento económico como justificación del gobierno comunista.

Desde que asumió el poder en 2012, Xi ha reiterado sus peticiones sobre que los miembros del partido, desde los altos funcionarios a académicos y periodistas, estudien el marxismo, e insta a las universidades a combatir la infiltración de ideas extranjeras dañinas como la democracia liberal occidental.

Aunque ha sido más reservado con sus opiniones sobre la economía de mercado libre o el papel del estado en el mercado, Xi, ha defendido con firmeza su visión política de un poder muy centralizado. Ha estrechado su control sobre muchos aspectos de la sociedad china, atacando el pensamiento progresista dentro del partido, persiguiendo la disidencia pública y reclamando más control sobre los medios e instituciones académicas.

Victor Shih, profesor de ciencias políticas en la Universidad de California, San Diego, dijo que el discurso subraya las políticas del gobierno de Xi, que contrastan con las de predecesores tecnócratas que a menudo disfrazaban sus reformas económicas con lenguaje marxista.

"Cuanto más tiempo ha gobernado el presidente Xi, más ha revelado su perspectiva ortodoxa marxista-leninista", dijo Shih. "No hay nada como en los gobiernos anteriores, como el de Jiang Zemin, con un énfasis en la modernización o la reinterpretación del marxismo... eso era muy flexible".

___

Shih está en Twitter como: www.twitter.com/@gerryshih

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario