Associated Press 08 junio 2016

Preocupa Trump a republicanos por demografía electoral

ATLANTA (AP) — Los republicanos tenían millones de razones para respingar cuando Donald Trump dijo que un juez con ascendencia mexicana no podía presidir imparcialmente una demanda en su contra.

En concreto, los millones de votantes que se necesitan para ganar la contienda por la presidencia del país.

Específicamente, los votantes de minorías que impulsaron al presidente Barack Obama al cargo, así como votantes con estudios universitarios y votantes blancos que no se entusiasmaron con Trump durante las elecciones primarias del Partido Republicano.

Estrategas y donantes republicanos dicen que la reciente incursión de Trump en política racial frustra los esfuerzos del partido para acercarse a esos votantes.

Tal como lo admitió el Comité Nacional Republicano después de que Mitt Romney perdió las elecciones ante Obama en 2012, será casi imposible para un republicano ganar en los estados indecisos sin ese sector de la población.

"No es que Donald Trump haya creado un problema demográfico para los republicanos", dijo Chip Lake, un republicano asesor de campaña de Georgia. "Eso ha existido desde hace mucho tiempo; pero él está acentuando el problema".

Trump encendió una tormenta de fuego cuando argumentó que el juez federal de distrito Gonzalo Curiel, cuyos padres nacieron en México, lo había tratado injustamente porque el magnate prometió construir un muro en la frontera Estados Unidos-México. Curiel preside una demanda judicial contra la desaparecida Universidad Trump.

"Él es un mexicano", dijo Trump, "y alguien que odia a Donald Trump".

Curiel, un ex fiscal federal, nació en Indiana de padres que vinieron de México. No ha respondido al ataque de Trump, y el equipo jurídico del magnate inmobiliario no ha solicitado que se retire del caso.

El republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, calificó las declaraciones de Trump como "racistas", mientras que el senador federal de South Carolina, Lindsey Graham, las consideró "no estadounidenses". El senador federal republicano de Illinois Mark Kirk retiró su apoyo a la candidatura de Trump, mientras que el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, un importante partidario de Trump, atemperó su apoyo y pidió al precandidato que retire esos comentarios.

Trump se ha negado. El martes dijo a Fox News que los republicanos que están enojados con él deberían "dar vuelta a la página".

Lake, quien ha manejado campañas en el sur del país, dijo que los ataques de Trump contra Curiel son sencillamente el componente más reciente de un enfoque cáustico que no funcionará para un electorado general que se espera sea superior a 130 millones, o aproximadamente 10 veces la cifra de votos que recibió Trump en las primarias republicanas.

El donante republicano Fred Malek señaló que muchos votantes simplemente están comenzando a escuchar con atención a Trump y a la muy probable candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

"Republicanos moderados y conservadores quieren convencerse de apoyar a nuestro nominado", dijo Malek, presidente de un grupo de recaudación de fondos que respalda a candidatos republicanos al Congreso. "Y se paran en seco cuando ven comentarios como este".

De hecho, la matemática electoral es abrumadora para los republicanos, incluso sin Trump. A medida que Estados Unidos se vuelve más diverso, el porcentaje de votantes blancos se reduce.

Mitt Romney ganó 59% del voto blanco en 2012. Eso básicamente repitió la ventaja de George H.W. Bush de 60-40 blancos sobre Michael Dukakis en 1988. Pero en la victoria de Bush, los blancos representaron 85% de los votos en la elección presidencial, lo que ayudó a que Bush se llevara 41 estados y 426 votos del colegio electoral.

En el 2012, los blancos representaron sólo 72% de la votación presidencial, y sólo le dieron 24 estados y 206 votos electorales a Romney, quien obtuvo apenas el 27% del voto hispano y 6% del afroestadounidense.

Así que en 24 años, una participación básicamente constante de votantes blancos logró 220 menos votos del Colegio Electoral (81,5% de los 270 necesarios para ganar). Es un panorama que ayudó a que Obama tuviera una victoria apabullante en Florida, Virginia y Colorado, junto con los estados del cinturón industrial y la región de los Grandes Lagos.

Mientras tanto, el crecimiento de la población hispana y otras minorías indica que la parte blanca del electorado podría reducirse a 70% en noviembre.

Eso hace que los analistas republicanos y demócratas pronostiquen que Trump necesitará alrededor de dos de tres votos blancos a nivel nacional para que la balanza se incline lo suficiente en los estados en disputa, algo que ningún candidato nacional ha logrado desde la reelección de Ronald Reagan en 1984.

Trump argumenta que es un candidato que puede lograr un gran apoyo blanco, pero también atraer a más afroamericanos y latinos del que suelen lograr los candidatos republicanos comunes. Para sustentarlo menciona el número de votantes que batió récords en las primeras republicanas.

Sin embargo, en una encuesta de Associated Press-Gfk elaborada en abril, siete de cada 10 votantes lo veían de forma negativa. Aquellos hallazgos abarcaron género, ideología, raza y nivel educativo. Los más de 13 millones que votaron por Trump en las primarias —y los cerca de 30 millones de votantes en las primarias republicanas— se empequeñecen con el total de votos en la elección general de Obama de 69,5 millones y 65,9 millones.

Compensar el vacío es prácticamente imposible, dijo la asesora republicana con sede en Pennsylvania, Ray Zabourney, si Trump aísla a quienes tienen educación universitaria y otros blancos de clase media que habitan en suburbios en los alrededores de Detroit, Cleveland, Filadelfia y Milwaukee.

Pasar tiempo antes de la convención hablando contra un juez hispano "no te ayudará a obtener un solo voto desde Wisconsin hasta Pennsylvania", dijo Zabourney. "Y no lograr eso, no ayuda a ganar la presidencia".

___

Beaumont reportó desde Des Moines, Iowa.

___

Bill Barrow y Thomas Beaumont están en Twitter como: http://twitter.com/BillBarrowAP y https://twitter.com/TomBeaumont

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario