Associated Press 23 noviembre 2016

Postura migratoria de Trump podría ayudar cárceles privadas

BOISE, Idaho, EE.UU. (AP) — La promesa del presidente electo Donald Trump de deportar a millones de inmigrantes en situación irregular y su elección del senador de Alabama Jeff Sessions como secretario de Justicia podría significar más dinero para la industria carcelaria privada.

Algunos analistas creen que la población carcelaria podría crecer durante el gobierno de Trump y la bolsa de valores parece estar de acuerdo.

Un día después de las elecciones, la empresa de prisiones privadas CoreCivic Co. registró su mayor alza en la Bolsa de Nueva York con un incremento del 43% en el valor de sus acciones.

Los títulos de Geo Group, otra empresa privada de prisiones, subieron un 21%.

La población carcelaria de las prisiones federales había estado bajando durante casi una década cuando el gobierno de Barack Obama anunció el pasado agosto que dejaría de usar algunas instalaciones privadas.

El anuncio se produjo luego de una auditoría del Departamento de Justicia que decía que las instalaciones privadas tienen más problemas de seguridad que los penales gestionados por Washington.

El cambio de política no afectaba a las cárceles privadas empleadas por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Sin embargo, funcionarios federales dijeron también que podrían considerar la eliminación gradual de instalaciones privadas de ese tipo.

Sin embargo, Trump dijo durante su campaña que el sistema penitenciario del país era un desastre y mostró su respaldo a las prisiones privadas.

"Creo que podemos hacer muchas privatizaciones y tener más prisiones privadas. Parece que funcionan mucho mejor", dijo Trump a la televisora MSNBC en marzo, aunque no ofreció detalles sobre lo que podría significar esto para el sistema federal de prisiones.

El ICE tiene detenidos a 34.000 inmigrantes irregulares que están a la espera de deportación.

Cuarenta y seis de las casi 180 instalaciones en las que el ICE aloja a los inmigrantes son de gestión privada y alrededor del 73% de los detenidos lo están en centros privados, según el departamento.

"Trump dijo en sus propuestas para los primeros 100 días (de gobierno) que las condenas mínimas para las personas reincidentes (que ingresan ilegalmente al país más de una vez) serían de dos años. Esto va a crear una necesidad de camas a el largo plazo", apuntó Michael Kodesch, de la firma de servicios financieros Canaccord Genuity Inc.

Los centros de detención para inmigrantes son especialmente beneficiosos para empresas de prisiones privadas porque tienen una tarifa más alta por cada reo, agregó.

Con todo, lo que es bueno para los inversionistas no lo es para el país, explicó Bob Libal, director ejecutivo de Grassroots Leadership, una ONG que trabaja para reducir la tasa de encarcelación y detención.

"Le están dando las llaves de una máquina de deportación al gobierno de Trump", dijo Libal. "Y creo que no hay razón para creer que el gobierno de Trump no conducirá esa máquina a través de las protecciones de derechos humanos o los procesos que protegen a las personas en el sistema de detención".

Sessions, por su parte, fue uno de un puñado de senadores republicanos que bloqueó un proyecto de ley bipartidista que hubiera reducido las prolongadas sentencias de personas que cometieron delitos menores relacionados con las drogas.

McLaurine Klingler, portavoz de Sessions, dijo que no había nadie disponible en el equipo del legislador para hablar sobre el uso de cárceles privadas.

El vocero de CoreCivic Jonathan Burns, por su parte, indicó que la empresa no hablará del tema.

Dijo que solo se limita a "educar a los legisladores acerca de los beneficios de las cárceles privadas en general y de las soluciones que ofrece CoreCivic".

___

Las periodistas de Associated Press Sadie Gurman en Denver y Astrid Galvan en Phoenix contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario