Cuba 12 julio 2016

¿Por qué destituyeron al ministro de Cultura?

Los más cercanos al Ministerio informan sobre casos de corrupción y desfalcos financieros

LA HABANA, Cuba.- La nota en el periódico Granma que el pasado jueves anunció la destitución de Julián González Toledo, ministro de cultura cubano desde el año 2014, fue tan breve como una inscripción en un obituario.

Entrenados en interpretar el estilo críptico de la prensa oficialista, los cubanos de inmediato hemos comprendido que la parquedad de la noticia, unida al retorno provisional del anterior ministro, significa que ha habido un cataclismo “allá arriba” y que aún faltan por rodar unas cuantas cabezas.

En las calles de La Habana son muy pocos los que comentan sobre la defenestración. Este fin de semana aún había escritores y artistas que no sabían del suceso, e incluso a algunos se les hacía difícil recordar el nombre del destituido, debido a la poca visibilidad de su corto ejercicio.

El secretismo y la prisa con que se ha manejado esta “emergencia” política, ha desatado los rumores en el ambiente intelectual de la isla.

Los que están algo alejados del foco cultural fabulan sobre viejas rivalidades al interior del propio ministerio y sobre el mal manejo de los más recientes escándalos relacionados con la censura o la proyección externa e interna de la cultura en estos tiempos de “actualización” del modelo económico y normalización de las relaciones con Estados Unidos, conjeturas que aunque tienen bases en la realidad pecan de cierta ingenuidad.

Los más cercanos al epicentro del más reciente cataclismo ministerial informan sobre casos de corrupción y desfalcos financieros que involucran al viceministro Julio Ballester y a varios altos funcionarios, lo cual tampoco es nuevo para una institución que, periódicamente, es sacudida por este tipo de jaleos.

El hecho de que Abel Prieto retornara a su antiguo puesto, a pesar de los problemas de salud que lo obligaron a recesar años atrás, pudiera indicar que aquellos viceministros y funcionarios posibles sucesores de González Toledo también se encuentren bajo investigación o al menos en “cuarentena” o bajo sospecha.

Lo interesante en este nuevo episodio es que ha sucedido inmediatamente después de que la Contralora general leyera, frente al Parlamento, su informe sobre el incremento de la corrupción en las instituciones estatales.

También es de atender que en otros organismos y empresas no vinculados a la cultura, desde hace algunos días y anterior al anuncio de este jueves pasado, se comenta sobre próximas destituciones en otros ministerios e instituciones gubernamentales, como consecuencia del informe de la Contralora.

Ministerios como el de la agricultura e instituciones vinculadas al turismo parecen que habrán de ser los próximos en este nuevo ciclo de limpieza que aunque no acabará con la corrupción, al menos arrojará sobre el que muchos llaman el “verdadero pasatiempo nacional” un buen simulacro de avance en este periodo de estancamiento económico con síntomas de franco retroceso.

Fuente: cubanet.org

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario