Deportes 23 julio 2016

Por amor, pentatleta ucraniana compite por Argentina en Río

BUENOS AIRES (AP) — Los mates y el asado terminaron por convencer a la ucraniana Iryna Khokhlova de competir por Argentina en el pentatlón moderno de unos Juegos Olímpicos.

Oriunda de Donetsk, epicentro de la guerra civil que azotó a Ucrania hasta hace un año, Khokhlova representará en Río a un país situado a miles de kilómetros de su tierra natal tras obtener la nacionalidad argentina por su matrimonio con Emmanuel Zapata, colega de la misma disciplina y que también competirá en las Olimpiadas.

"Ya no podía vivir más allá", relató Khokhlova en inglés durante una entrevista con The Associated Press en el Centro de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD) en Buenos Aires. "Para mí fue difícil el cambio porque tengo a mi familia allá, además Argentina está muy lejos. Tuve que elegir entre vivir en Ucrania y romper con mi marido o cambiarme de nacionalidad".

Es la primera vez que Argentina tiene una representante femenina en esta disciplina, que combina natación, esgrima, equitación, tiro y carrera.

La pentatleta moderna de 26 años compitió en Londres 2012 y un año después fue campeona mundial por equipos, en ambos casos para Ucrania. Tras el sexto lugar en la Copa del Mundo de Roma a principios de este año, aspira a pelear por una medalla en Río, siempre y cuando no pierda el foco por estar pendiente del desempeño de su esposo.

"Competir juntos es bueno y nos apoyamos mutuamente, pero por otro lado es difícil porque me pongo nerviosa al verlo. Será bueno para mí participar primero (en Río), así que cuando lo siga a él voy a estar menos nerviosa. Espero que todo salga bien", sostuvo Khokhlova, con una mirada cómplice hacia su marido, sentado junto a ella durante la entrevista.

La deportista de cabellos rubios y figura esbelta ya adoptó dos costumbres muy argentinas: tomar mate y comer asado (carne cocinada a las brasas).

"Es una gran tomadora de mate", contó Zapata, quien reveló dos infidencias de su mujer: "Le gustan algunas malas palabras nuestras, aunque no sabe qué significan. Y no puede acostumbrarse a darle besos a la gente, en Ucrania no se estila. Igual se siente cómoda acá".

Para Zapata, primer pentatleta moderno argentino que se clasifica a una Olimpíada después de 56 años, "ir a los Juegos para un deportista amateur es lo máximo, y poder compartirlo con la persona que uno ama es doblemente más lindo".

Zapata, de 29 años, quedó eclipsado por los ojos celestes de Khokhlova durante un torneo en 2009. Recién dos años después intercambiaron alguna palabra en inglés. Más adelante, el joven dio otro paso para conquistarla cuando la atleta ucraniana llegó a Buenos Aires para competir en un mundial juvenil. Después de Londres 2012 formalizaron el noviazgo.

En la intimidad de su apartamento en Buenos Aires, entre mate y mate, las conversaciones típicas de la vida conyugal se intercalan con consejos y estrategias del pentatlón moderno para Río.

"Ir a una Olimpiada juntos era algo que no habíamos pensado nunca. Será algo para contarle a nuestros hijos el día de mañana", concluyó Zapata.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario