EEUU 10 abril 2016

Polémica en EEUU por plan de pago de medicamentos anticáncer

WASHINGTON (AP) — Una propuesta del programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos para experimentar nuevas formas de pagar por la quimioterapia y medicamentos que se administran en los consultorios de los médicos desató una batalla furiosa. Los oncólogos están exigiendo que el gobierno federal ponga fin al experimento de Medicare.

La reacción vehemente planteó dudas sobre la capacidad del gobierno para hacer frente a los altos costos de los medicamentos, que es la máxima preocupación de la gente sobre la atención médica.

En el centro del debate están algunos de los fármacos más caros para el tratamiento de enfermedades capaces de amenazar la vida. La cuestión no es si esos medicamentos tienen precios razonables, sino si la política actual de pagos de Medicare alienta a los médicos a recetar las medicinas más costosas para que ellos puedan ganar más dinero.

También se ven afectados los fármacos administrados o inyectados para males como degeneración macular, artritis reumatoide y enfermedad de Crohn.

Actualmente el Medicare paga a los médicos y clínicas externas el precio promedio de venta de un medicamento, además de una prima de 6%, que se ha visto algo reducida por los recortes presupuestarios federales. Naturalmente, el 6% de un fármaco de 15.000 dólares representa más ganancias que el 6% de un fármaco de cuesta 3.000 dólares, pero ¿eso influye en las decisiones de los médicos, so pena de elevar los costos para el gobierno, así como para Medicare?

Los funcionarios de Medicare parecen creer que sí.

La nueva fórmula anunciada el mes pasado combina una prima de 2,5% con una tarifa fija por cada día que se administra el medicamento. Un grupo de control de médicos y hospitales continuará recibiendo los pagos bajo el sistema actual.

El experimento podría convertirse en una política permanente si reduce los costos pero manteniendo la calidad. Una segunda fase del experimento trataría de vincular lo que Medicare paga por un medicamento dado y lo bien que funciona.

Médicos especialistas, fabricantes de medicamentos y algunos grupos de defensa de los enfermos están tratando de que Medicare abandone el plan. Los médicos de atención primaria, los grupos que representan a los ancianos y algunos expertos económicos quieren que continúe el experimento.

Los opositores dicen que si eso sucede, los pacientes con cáncer se verán obligados a ir a clínicas externas en lugar de su oncólogo local con tal de recibir los medicamentos más recientes y eficaces. Esto se debe a que las clínicas más pequeñas, de propiedad del médico, ya no podrán pagar los costos iniciales de los medicamentos de última generación. Alegan que en las zonas rurales, los pacientes podrían tener que viajar largas distancias para llegar a una clínica externa.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario