Mundo 05 abril 2016

Pese a la tregua, tensa relación entre Azerbaiyán y Armenia

MOSCÚ (AP) — Más de dos décadas después de que un conflicto matara a 30.000 personas y desplazara a un millón de habitantes, han resurgido las tensiones entre Armenia y Azerbaiyán en torno a la región de Nagorno Karabaj, en el que ambas partes ha librado duelos de artillería, y lanzado andanadas de cohetes y ataques de tanques.

El cese el fuego declarado el martes, luego de tres días de intensas batallas, generó esperanzas de restaurar la calma en la región en las Montañas del Sur del Cáucaso. Pero persiste el temor de un posible recrudecimiento del conflicto, en el que Azerbaiyán tiene el respaldo de Turquía, y Armenia cuenta con la protección de Rusia por un pacto de seguridad mutuo.

Los enfrentamientos comenzaron el fin de semana, que fue marcado por el peor episodio de violencia desde que finalizó una guerra separatista en 1994 y dejó Nagorno Karabaj —oficialmente parte de Azerbaiyán— bajo control de fuerzas étnicas locales y el ejército de Armenia. Fuerzas armenias también ocupan varias zonas al exterior de la región de Karabaj.

Las negociaciones de paz bajo el auspicio de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, con respaldo de Rusia, Estados Unidos y Francia, se han demorado desde entonces sin producir resultados tangibles.

Pese a que Armenia parecía satisfecha con la situación, la potencia energética de Azerbaiyán, que perdió control de cerca de una séptima parte de su territorio durante el conflicto, ha estado desesperada por cambiar la situación.

Ambas naciones se culpan mutuamente de las más recientes hostilidades, pero muchos observadores creen que el ejército azerbaiyano desató una ofensiva con la intensión de apoderarse de territorio para que Armenia se disponga a comprometerse en las negociaciones de paz.

"Bakú sabe que una de sus pocas herramientas para presionar a los armenios es violar el cese al fuego y recordarles que el status quo se puede alterar", dijo Thomas de Waal experto en la región de Carnegie Endowment.

Los líderes de Azerbaiyán en Bakú han prometido desde hace tiempo recuperar los territorios ocupados, y el presidente Ilham Aliyev podría verse obligado a actuar luego de que la situación petrolera actual ha puesto a prueba el respaldo popular a su gobierno.

La operación en Karabaj es bien recibida por Azerbaiyán. En la población de Gapanli, una de las zonas más azotadas por los actuales combates, los habitantes aprobaron las acciones en contra de las fuerzas armenias, con la esperanza de que Azerbaiyán recupere los territorios.

"Es nuestra tierra", dijo Elmar Abdullayev, un residente del lugar. "Defenderemos nuestros derechos hasta el final".

___

Los periodistas de Associated Press Suzan Fraser en Ankara, Aida Sultanova en Gapanli, Azerbaiyán, y Avet Demourian en Ereván, Armenia, contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario