Mundo 06 mayo 2016

Pescadores chilenos rechazan bono y siguen protestas

CHILOE, Chile (AP) — La presidenta Michelle Bachelet llamó el viernes a los pescadores artesanales del archipiélago de Chiloé a continuar el diálogo, poner fin a los bloqueos que impiden abastecer a la isla con alimentos y combustibles y aceptar la última oferta de ayuda económica del gobierno.

La comunidad de Chiloé está en pie de guerra por lo que consideran un trato discriminatorio por el bajo monto de la ayuda oficial ofrecida de 150.000 pesos (unos 222 dólares) mensuales para 5.000 pescadores artesanales y sus familias que no pueden sacar mariscos del mar por la proliferación de algas tóxicas. Los dirigentes afirman que son 7.000 los grupos familiares sin ingresos.

Los bloqueos se tradujeron en el faltante de víveres y combustibles traídos desde el continente. Los comercios se ven prácticamente vacíos, las dueñas de casa se quejan de que no tienen frutas ni verduras y sólo hay combustible para vehículos de emergencia.

La llegada al archipiélago de efectivos antimotines de refuerzo despertó un rechazo generalizado. Los neumáticos encendidos que cortan las rutas se extendieron el viernes al continente, entre Osorno y Puerto Montt.

Bachelet llamó a los pescadores a que "sigamos dialogando, que despejen los caminos para no afectar la vida de otras personas, para que pueda ingresar el combustible, los alimentos y no agravar más la situación".

Jorge Velásquez, dirigente de los pescadores de Ancud, 1.100 kilómetros al sur de Santiago, dijo a The Associated Press que "es una vergüenza lo que nos han ofrecido hasta el minuto" y precisó que los pescadores piden 300.000 pesos mensuales, 445 dólares, mensuales por un semestre.

"Los hospitales se están preparando porque saben lo que viene ahora, ahora las tropas salen a la calle, la isla completa está rodeada...ahora va a haber una pelea totalmente desequilibrada", agregó.

Adelantó que varios dirigentes están coordinándose para permitir que lleguen al archipiélago víveres, combustibles y medicamentos.

Todas las personas entrevistadas por AP coincidieron en el rechazo de los pescadores al bono de 150.000 pesos.

El profesor Gustavo Guevara señaló que muchos pueden acudir a las verduras cosechadas en el archipiélago y comer carne de los animales de la zona. "La gente que se va a morir de hambre es la que quedó sin su fuente de trabajo, que no puede mariscar", agregó.

Explicó que aunque hay decenas de escuelas cerradas porque no hay combustible para calentarlas pero que muchas están abiertas porque allí van a desayunar y almorzar los hijos de los pescadores artesanales.

En las primeras horas de la madrugada del viernes el gobierno ofreció 300.000 pesos (445 dólares) por abril y mayo y 150.000 pesos (222 dólares) por los siguientes tres meses. Algunos dirigentes estaban dispuestos a aceptar la oferta, pero sus comunidades las rechazaron, como sucedió en Ancud, a unos 1.100 kilómetros al sur de la capital chilena.

Loreta Bravo, transportista de un vehículo menor, desestimó el montó del bono y afirmó que Chiloé está paralizado por la falta de combustible. En 20 kilómetros de recorrido desde Castro a Ancud Bravo y este fotógrafo se cruzaron con un solo vehículo.

La zona afectada con la llamada "marea roja" alcanza a siete grandes ciudades y decenas de pequeñas caletas. Los más damnificados son los pescadores de Chiloé, a unos 1.200 kilómetros al sur de Santiago, donde la extracción de mariscos es la principal actividad de unas 7.000 personas ahora desempleadas.

Las barricadas en las carreteras que unen las ciudades del archipiélago están encendidas día y noche y continúa el bloqueo al zarpe de los transbordadores desde Ancud, en Chiloé, a Puerto Montt, en el continente, y viceversa.

Bachelet señaló que "yo sé que estamos viviendo una situación muy compleja por la marea roja, que ha tenido una intensidad como nunca antes se había visto en esa zona".

La "marea roja" es una proliferación excesiva de micro algas tóxicas que son absorbidas por los moluscos que filtran el agua, como las machas y almejas, que al ser ingeridas por el ser humano pueden causar mareos, hormigueo en labios, vómitos y parálisis respiratoria, que puede ocasionar la muerte.

El mecánico Moisés Torres declaró que "todos vamos a apoyar a los pescadores porque esto nos va a afectar a todos, es una cadena. El gobierno aún no dimensiona el daño posterior que se les presentará. Nunca se había visto 'marea roja' en el Pacífico".

Según diversos expertos, la "marea roja" estará presente algunos meses y luego habrá que esperar a que los moluscos se liberen de la toxina, lo que puede tardar otras semanas más.

Los trabajadores chilenos que dependen del mar han sido muy golpeados este año. En febrero el aumento de algas afectó a criaderos de salmón y mató a millones de especímenes que murieron asfixiados y entre marzo y comienzos de abril unas 500 toneladas de sardinas cubrieron playas de las regiones de Los Ríos, a unos 750 kilómetros al sur de Santiago. Ambos fenómenos derivaron en cesantía.

El salmón es el segundo mayor producto de exportación después del cobre y en las últimas dos décadas Chile se transformó en el segundo mayor exportador de salmón de cultivo a nivel mundial después de Noruega. Hasta enero de 2015 la producción chilena de salmones representaba 27% a nivel mundial.

-----------------

La periodista de The Associated Press Eva Vergara colaboró en esta nota desde Santiago de Chile.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario