Mundo 06 mayo 2016

Pescadores chilenos logran que gobierno aumente ayuda.

SANTIAGO, Chile (AP) — Los pescadores artesanales del archipiélago chileno de Chiloé obligaron al gobierno a aumentar el bono solidario que reciben mientras sigan sin poder extraer mariscos contaminados del mar, informó en la madrugada del viernes el dirigente Pablo Oyarzo, pero un sector de la comunidad rechazó la oferta.

"A los señores del gobierno, a la Presidenta de la República (...) a todos sus secuaces, no fueron capaces de resolver nuestro problema", dijo llorando Oyarzo ante unas 1.000 personas en Ancud, una de las ciudades del archipiélago.

Ante la presencia de efectivos antimotines en Chiloé, que se reforzó en los últimos días, "tomamos una decisión como mesa de salvarles la vida a ustedes muchachos, hay muchos niños detrás de nosotros, hay familias", agregó.

El ministro del Interior, Jorge Burgos, confirmó el jueves el refuerzo de agentes antimotines en Chiloé: "Desde el punto de vista del orden y la prevención, hicimos un reforzamiento porque la gente que había no era suficiente".

Inicialmente, el gobierno iba a entregar un bono de 100.000 pesos mensuales (150 dólares). Tras ocho horas de negociaciones con el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, aceptaron 300.000 pesos (445 dólares en mayo) y 150.000 pesos (222 dólares) los meses que dure la catástrofe que supone para Chiloé la presencia de mariscos contaminados.

Varios dirigentes aspiraban a que la ayuda mensual alcanzase el equivalente a 600 dólares.

La mayoría de las personas que escuchaban a Oyarzo rechazaron la oferta y obligaron al dirigente a seguir la movilización, algo que él aceptó. El viernes por la mañana deberán pronunciarse los dirigentes de otras ciudades y sus comunidades.

"Que lo sepa todo Chile, que lo sepa todo el mundo, que no tenemos autoridades que nos defiendan y nos ayuden en los momentos más críticos", agregó Oyarzo.

Los chilotes están asfixiados por el desabastecimiento de alimentos y combustibles producto de cinco días de cortes de rutas con barricadas y la paralización de los transbordadores que unen el archipiélago con el continente, donde obtienen los productos básicos.

El desabastecimiento era visible en muchos comercios pequeños y en supermercados, mientras al anochecer se recrudecieron las barricadas de neumáticos encendidos en distintas rutas de Castro, en Chiloé. En torno a las fogatas se reunían pescadores, mujeres y familias completas.

"No más represión, queremos soluciones", se leía en uno de los carteles instalados cerca de las barricadas.

En una gasolinera dijeron que sólo les queda combustible para los vehículos de emergencia como ambulancias y camiones de bomberos.

Unos 7.000 pescadores artesanales de Chiloé, a 1.200 kilómetros al sur de Santiago, están parados al no poder extraer mariscos del mar, pero todo el archipiélago depende directa o indirectamente del sector.

Toda la región de Los Lagos, en el centro sur del país, se vio afectada por el incremento excesivo de microalgas tóxicas que son absorbidas por los moluscos que filtran el agua, como las machas y almejas, que al ser ingeridas por el ser humano pueden llegar a ocasionar la muerte. Según expertos, la llamada "marea roja" estará presente al menos dos meses más y luego de ese tiempo habrá que esperar a que los mariscos eliminen la toxina para poder pescarlos.

A la presencia de la toxina se sumó el jueves una masa gelatinosa flotando en un área de Carelmapu, en Chiloé. Daniel Mundaca, ingeniero ambiental de la zona, dijo que parece grasa y que "se han descubierto micro algas alrededor".

"Esto claramente no son efectos de la marea roja", agregó.

La cesantía obligada de los pescadores afecta a todo el comercio y unas 90 escuelas debieron suspender las clases porque no se pueden calentar los recintos y la zona es muy húmeda, fría y lluviosa. En varias partes se ha observado la aparición de ollas populares.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario