Mundo 10 mayo 2016

Pescadores chilenos exigen nuevo interlocutor oficial

ARCHIPIELAGO DE CHILOE, Chile (AP) — Los pescadores artesanales del archipiélago de Chiloé, que se han quedado sin trabajo por la contaminación de mariscos, exigieron el martes la presencia de un delegado presidencial para negociar una salida al conflicto que afecta a esa región.

Los dirigentes gremiales demandaron una ayuda de 1,8 millón de pesos (2.660 dólares) durante seis meses, pero el gobierno comenzó a depositar en cuentas de ahorro 750.000 pesos (unos 1.100 dólares) que se pagarán en cuatro cuotas a partir de mayo.

Inicialmente el gobierno dijo que abonaría la primera cuota a 1.000 pescadores pero luego el ministro de Economía Luis Céspedes indicó que los favorecidos serían 6.000.

El dirigente gremial Luis Adue señaló que Céspedes "ha mantenido una postura arrogante" y demandó su reemplazo por un delegado presidencial.

Jorge Velásquez, vicepresidente de la mesa negociadora, agregó que el pago del bono "busca debilitar el movimiento" de protesta que llevan adelante los pescadores con bloqueos marítimos y terrestres y advirtió que "mucha gente no va a recibir los bonos" porque "el pescador no se deja comprar por migajas".

Miles de pescadores y buzos de Chiloé, 1.200 kilómetros al sur de Santiago, llevan semanas sin poder trabajar porque los mariscos que son su sustento están contaminados con "marea roja", una proliferación anormal de algas tóxicas que son filtradas por los moluscos. Cuando éstos son consumidos por el ser humano causan mareos, fiebre, vómitos y hasta pueden ocasionar la muerte por parálisis respiratoria.

Pese a continuar con las protestas los pescadores permitieron el martes que una veintena de camiones entreguen alimentos a supermercados para disminuir la escasez que aqueja a los habitantes del archipiélago.

Los vehículos se encontraban en Chiloé pero no podían moverse porque barricadas mantienen aisladas entre sí a las 10 comunas de la isla.

El dirigente local Julio Cárdenas declaró que en el día permitirán la distribución de combustible, lo que es más difícil porque implica apagar las barricadas encendidas. "No podemos dejar a nuestra población sin víveres y combustible", dijo.

El movimiento de protesta en Chiloé ha concitado el apoyo del resto del país. El lunes por la noche una multitudinaria marcha en Puerto Montt, en el continente, concluyó con incidentes entre encapuchados y efectivos antimotines. Se desconoce el número de detenidos.

Cárdenas advirtió que las protestas seguirán adelante. "Nosotros como dirigentes vamos a seguir de pie hasta que no demos más", dijo.

La crisis afecta directa o indirectamente a los 160.000 habitantes de Chiloé pues la pesca influye en el comercio y el movimiento turístico local y extranjero que acude a admirar la belleza de la isla, sus canales y las casas instaladas sobre columnas y reconvertidas en su mayoría a centros de gastronomía.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario