Mundo 04 mayo 2016

Pescadores chilenos aumentan protestas y anuncian represión

SANTIAGO, Chile (AP) — El ministro del Interior Jorge Burgos dijo el miércoles a miles de pescadores que están sumidos en una cesantía obligada, que "hay que olvidarse de la billetera fácil" y les advirtió que si no desocupan caminos y carreteras, esperará un "tiempo tolerable" y hará que las fuerzas antimotines vuelvan a actuar.

Los pescadores no pueden sacar mariscos del mar ante una inédita proliferación de algas tóxicas lo que complicó severamente su sobrevivencia, mientras el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet les ofreció una ayuda económica de 100.000 pesos, 150 dólares, que representa el 40% del sueldo mínimo.

Los dirigentes laborales demandan una ayuda por 400.000 pesos, unos 600 dólares.

Denise Alvarado, presidenta de pescadores de Quellón, precisó que los trabajadores "no están extrayendo nada, nada, ni un producto que sea bivalvos (que filtre el agua), están todas cerradas las áreas (de pesca)". Agregó que los análisis sanitarios muestran que la toxicidad de los mariscos es cada vez mayor.

Añadió que en toda la región de Chiloé, "porque toda la región está en juego", hay unas "30.000 habitantes afectados porque todos viven de productos del mar".

Alvarado, de visita 2.000 kilómetros más al sur de la zona de conflicto, dijo que tienen "conciencia de la dificultad de este problema y por lo tanto, se está trabajando para ver exactamente cuál es la dimensión del daño para tantas familias".

"Sabemos que la marea roja es algo que ha producido un efecto muy importante en términos de los ingresos económicos de cientos de familias", agregó.

Las mayores protestas se concentran en el archipiélago de Chiloé, unos 1.200 kilómetros al sur de Santiago, donde algunos pescadores llevan algunas semanas sin trabajar. En la víspera el jefe del Servicio Nacional de Pesca, José Miguel Burgos, dijo que el fenómeno podría prolongarse al menos otras seis semanas.

Además cortaron la conectividad del país al impedir el cruce del canal de Chacao, cuyo ancho va desde 1,8 kilómetros a 4,6 kilómetros, desde Puerto Montt a Chiloé, y viceversa, lo que impide por ejemplo cruzar con alimentos para la isla.

Burgos precisó que "ha quedado claro que este es un gobierno que se preocupa de la gente en esta situación, pero no somos un gobierno de billetera fácil y no lo vamos a ser, porque eso sería irresponsable".

"Han habido varias tomas y en varias han actuado fuerzas especiales o carabineros de la zona, en la medida que no haya desocupación pacífica en un tiempo tolerable vamos a tener que seguir actuando, ojala en eso tengamos la mayor posibilidad de que no haya riesgo para la gente, pero nosotros no podemos permitir que una comunidad quede aislada", advirtió.

La temida marea roja es un incremento desmedido de micro algas que pueden causar cambios en el color del agua. Son el comienzo de la cadena alimenticia marina ya que son absorbidas por moluscos que filtran el agua, como las machas, almejas y cholgas. En ocasiones este aumento exagerado es nocivo y cuando los mariscos o crustáceos son consumidos por el hombre puede ocasionar diarrea y un fenómeno de parálisis que, en casos extremos, puede causar la muerte.

Los pescadores culpan al vertido en el mar de miles de toneladas de salmones muertos por asfixia por el aumento de otra alga, y los salmoneros responsabilizan a la interrupción de caminos y del transbordador del canal de Chacao de un posible atraso en el envío de salmones al exterior, lo que ocasionaría cuantiosas pérdidas económicas.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario