Mundo 10 abril 2016

Peruanos buscan a rival de Fujimori en comicios polarizados

LIMA, Perú (AP) — Los peruanos acuden a las urnas el domingo para elegir un nuevo presidente tras una campaña marcada por irregularidades electorales que muy probablemente dejarán a muchos votantes insatisfechos con los resultados.

Desde 2015, las encuestas han mostrado a Keiko Fujimori, la hija mayor del encarcelado ex presidente Alberto Fujimori, como la gran favorita entre los 10 candidatos en la contienda del domingo, con una ventaja de dos dígitos sobre su rival más cercano.

Aun así, es improbable que logre obtener más del 50% de votos que necesita para ganar en la primera vuelta, por lo que toda la atención se centra en la lucha encarnizada por el segundo lugar, donde cuatro importantes firmas encuestadoras coinciden en un empate técnico entre Pedro Kuczynski, ex inversor de Wall Street, y Verónika Mendoza, psicóloga y legisladora izquierdista.

La centroderechista Keiko Fujimori, de 40 años, se beneficiará de un apoyo todavía fuerte a su padre, cuya sombra se proyecta sobre su hija. Su figura ha polarizado la elección.

Los peruanos en el campo recuerdan a un Fujimori que detuvo la hiperinflación y la insurgencia maoísta que asoló durante su gobierno de una década a partir de 1990. Pero los citadinos recuerdan al gobernante como el hombre que ordenó sacar los tanques del ejército para cerrar el Congreso en 1992, reorganizó el sistema judicial para mantenerlo bajo su control y provocó una crisis política con la redacción de una nueva Constitución en 1993.

Durante las últimas semanas, miles de personas han salido a las calles para rechazar la candidatura de la hija del ex mandatario porque consideran que su triunfo representaría el regreso de un gobierno autoritario.

En un intento por proyectar una imagen más moderna, la candidata ha jurado no indultar a su padre en caso de ser elegida. Alberto Fujimori cumple una condena de 25 años de prisión por su autoría mediata en el asesinato de 25 personas, entre ellas un niño de ocho años, por un escuadrón militar, y tiene otras cuatro sentencias por corrupción.

Casi la mitad de los peruanos afirma que nunca votaría por la hija del ex mandatario.

Muchos predicen que si las tendencias de votación se mantienen es probable que la eventual segunda vuelta sea muy intensa independientemente de quién se perfile como el adversario de Keiko Fujimori. El voto es obligatorio en el Perú, lo que garantiza una alta participación.

De los dos rivales más fuertes, Mendoza representaría el mayor cambio en el modelo económico que empezó con Alberto Fujimori y ha continuado el saliente presidente Ollanta Humala, quien está impedido por la Constitución a buscar un segundo mandato consecutivo.

Admiradora del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, Mendoza renunció a la bancada oficialista del gobierno de Humala por una represión a un grupo de campesinos que protestaban contra un proyecto minero.

Mientras que escándalos de corrupción y problemas económicos provocados por el fin del auge de las materias primas han impulsado a gran parte de Sudamérica hacia la derecha, como se evidencia por la derrota de candidatos izquierdistas en Argentina y Venezuela, los sondeos muestran que más de la mitad de los peruanos está pidiendo a gritos más intervención del Estado en la economía, justo el tipo de propuesta que favorece Mendoza.

De ser elegida, la candidata izquierdista se ha comprometido a cambiar el modelo económico pro-empresarial, que impulsó el crecimiento la última década, por un aumento gradual del gasto público y una reducción de la dependencia en la extracción de recursos naturales que, dice, degrada el medio ambiente.

Perú es el tercer productor de plata, cobre y zinc y el séptimo de oro.

En medio de esa intensa polarización, Kuczynski ha intentado posicionarse como el candidato centrista que, asegura, evitará los peligros de los dos "extremos".

Pero el inversor de 77 años ha sido criticado por su trabajo en gobiernos anteriores y los peruanos tienen preferencia por nuevos candidatos. Tres de los cuatro últimos presidentes de Perú nunca habían dirigido un cargo ejecutivo antes de ser elegidos.

La exclusión de dos populares candidatos, Julio Guzmán y César Acuña, aumentó la desconfianza de los peruanos en las autoridades electorales, en especial porque uno de los aspirantes presidenciales expulsados, el economista Guzmán, era el único capaz de rivalizar con Keiko Fujimori.

Guzmán y Acuña fueron expulsados por razones técnicas a menos de mes de las elecciones, un hecho inédito en la historia de los comicios peruanos. Más de la mitad de los peruanos cree que hubo influencias políticas en la decisión del Jurado Nacional de Elecciones.

La Organización de los Estados Americanos condenó la exclusión de ambos candidatos y pidió su reincorporación para evitar una elección "semi-democrática", lo cual no ocurrió. El domingo también están en juego 130 escaños para el congreso unicameral y cinco para el Parlamento Andino.

___

El periodista de The Associated Press Joshua Goodman contribuyó a este despacho desde Bogotá.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario